El petróleo del futuro puede que ya no se tenga que extraer penosamente del subsuelo, sino que se cultive en granjas. Ingenieros del Departamento de Energía Estadounisense acaban de lograr un método que transforma algas en crudo, el mismo crudo que, una vez refinado, se convierte en gasolina o en otros productos derivados. Y lo mejor es que el procedimiento sólo tarda una hora.

No es la primera vez que se logra convertir algas u otras materias primas de origen vegetal en petróleo, pero este avance es importante por dos motivos. Primero, porque es muy rápido; segundo, porque las algas son muy fáciles de cultivar en abundancia. Para suplir las necesidades de petróleo de Estados Unidos bastaría con dedicar el 0,42% de su territorio a este cultivo. Si lo comparamos con biodiesel extraído de, por ejemplo, soja, haría falta plantar soja en la mitad del país.

Douglas Elliott, director del proyecto en el Laboratorio Nacional Pacific Northwest compara el procedimiento a los sistemas de ollas a presión que se utilizan en cocina, sólo que con más presión y temperatura. Aparte de crudo, del proceso también se extrae gas natural, agua limpia, nitrógeno, fósforo y potasio. Todas estas sustancias se pueden reutilizar como nutrientes para cultivar más algas. Puedes ver a los responsables del proyecto explicando el proceso debajo (en inglés):

Todo indica que Estados Unidos ve en este petróleo de algas una alternativa muy real para alcanzar autosuficiencia en el abastecimiento. El país ya está trabajando con una compañía llamada Genifuel, para llevar este crudo ecológico al mercado. [PNNL vía FastCo]

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, fotografía, diseño o videojuegos, síguenos en Twitter, Facebook o Google+