Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Sí, correr y escuchar música a la vez es una pesadilla. Y no por lo de correr, sino por lo difícil que es dar con unos auriculares que no huyan de la oreja al primer trote. Es uno de esos problemas del primer mundo, pero es terriblemente frustrante: no hay nada mejor que una buena canción para animarte a no desfallecer, pero si al maldito auricular no le gusta tu pabellón auditivo, estás perdido. 

Para acabar con esta plaga, hemos probado una buena lista de auriculares diseñados para correr. No hay dos iguales. Unos se adaptan mejor a tu anatomía y otros presumen de calidad de sonido. Aun así, cualquiera de los cinco seleccionados a continuación pasan el listón de largo.

Metodología de la prueba

Lo primero: para ser considerados tenían que ser de esos pequeños auriculares que se introducen en el oído. Los que son mayores o cubren las orejas ofrecen mejor calidad de sonido, claro, pero pesan más, son incómodos y en general no están diseñados para hacer deporte. Cada uno a lo suyo. Lo segundo: tenían que ser auriculares resistentes al sudor y al agua y construidos con materiales de calidad. Y lo último: debían costar € 75 o menos (unos $ 100). El bolsillo también hay que cuidarlo.

Probamos cada modelo corriendo tanto en parques y zonas verdes como en mitad de la ciudad; mientras hacíamos todo tipo de ejercicios: pesas, flexiones, abdominales, saco de boxeo... Por si acaso, también meneamos la cabeza con fuerza a ambos lado a ver si se caían. Y los probamos con todo tipo de música en salas en silencio (para clases de yoga y esas cosas). La calidad del sonido era tan importante como medir la comodidad, la estabilidad, durabilidad y aislamiento del ruido del entorno. Con todo esto en mente, ahí van los cinco mejores. 

5º puesto: Sony XBA-S65

Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Fueron sin duda los más comodos y ligeros de todos los que probamos. El cable se sujeta detrás de la oreja y luego se ajusta para que no se caigan. Son resistentes al sudor y al agua (puedes incluso lavarlos después de cada carrera). Están pensados para aislarte del ruido, lo cual es bueno y malo a la vez: pierdes la noción de lo que ocurre alrededor, algo que puede llegar a ser inseguro en determinadas situaciones (a la hora de cruzar una carretera, por ejemplo). 

Desafortunadamente, tienen un error grave de diseño. El cable y su estructura no se cae en absoluto de la oreja con el movimiento, pero lo que es el auricular en sí, se sale cada minuto del oído. Nada, muy frustrante. En cuanto al sonido, tienen un buen rango dinámico, pero los graves se oyen mucho más suaves de lo deseado. 

  • Peso: 15 gr.
  • Resistentes al sudor/agua: Sí
  • Longitud del cable: 1.29 metros
  • Manos libres: No
  • Precio: € 82 en Sony / $ 80 en Amazon
  • Gizrank: 2.5

4º puesto: AfterShokz AS301

Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Esos auriculares utilizan una tecnología diferente: conducción ósea. Es decir, no tienes que introducir nada en el oído, la oreja queda despejada y el sonido se transmite directamente al sistema auditivo a través del hueso de tus pómulos. La ventaja de este sistema es que puedes escuchar música a la vez que sigues en control de lo que ocurre a tu alrededor. Van unidos por detrás de la cabeza, a la altura de la nuca, por lo que están firmemente sujetos. Por eso no hay que preocuparse. 

El mayor problema es la calidad del sonido, algo de lo que sufren a casi todos los modelos por conducción ósea. El sonido llega, pero los agudos son realmente intensos, a veces molestos, y prácticamente no hay graves. Otro inconveniente: hay que cargarlos, llevan una pequeña batería colgando del cable. Esto hace que al final sean más incómodos de lo que parecen. De hecho, después de unos 20 minutos empiezan a molestar bastante en los pómulos. AfterShokz estrenará este año en el CES el nuevo modelo, el Bluez (AS330). Veremos si mejora. 

  • Peso: 45 gr.
  • Resistentes al sudor/agua: Sí
  • Longitud del cable: 1.29 metros
  • Manos libres: Solo encencido/apagado y micrófono
  • Precio: $ 60 en Amazon
  • Gizrank: 3.0

3º puesto: Yurbuds Ironman Inspire Pro

Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Tienen un diseño especial que les hace agarrarse a tu oreja como ninguno. Ya puedes golpearte la cabeza contra un árbol que no se caerán, y además son cómodos. Son muy ligeros y dejan entrar bastante ruido ambiente para estar al tanto de lo que ocurre alrededor. Incluyen un pequeño micrófono para coger llamadas, pasar de canción y ajustar el volumen, algo que se agradece.

Lo malo: la calidad del sonido no es la mejor. Ni de lejos. Se oyen muy apagados, tal vez mejor que los de Sony, pero los graves son todavía muy bajos. Si te importa mucho la calidad del sonido, olvídalos. Si lo que te interesa es correr y escuchar la música más o menos bien, son una gran opción en calidad-precio. 

  • Peso: 15 gr.
  • Resistentes al sudor/agua: Sí
  • Longitud del cable: 1.21 metros
  • Manos libres: Sí
  • Precio: $ 38.5 en Amazon
  • Gizrank: 3.0

2º puesto: Shure SE215

Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Este modelo es el preferido por los que buscan, ante todo, calidad de sonido. Lo curioso es que, aunque no han sido diseñados para correr, se mantienen perfectamente en el oído sin caerse. Por tanto, ofrecen el mejor equilibrio entre calidad de sonido y comodidad para deportistas. 

Dicho esto, no son perfectos. Cuesta bastante ajustarlos dentro del oído y si uno se te cae mientras corres, vas a tener que parar. Como no están diseñados para correr, son algo pesados. El cable es largo y grueso y se suele enredar con la ropa. De todas formas, suponen una gran opción, aunque el precio quizás se vaya un poco de presupuesto. 

  • Peso: 32 gr.
  • Resistentes al sudor/agua: Sí
  • Longitud del cable: 1.62 metros
  • Manos libres: Sí
  • Precio: $ 99 en Amazon
  • Gizrank: 4.0

1º puesto: Sennheiser/Adidas PMX 680i

Cinco auriculares que nunca se caerán cuando salgas a correr

Dado el precio, son los que ofrecen más sustancia. Y por sustancia nos referimos a sonido, a graves. Inmejorable. La banda que los une por detrás de la cabeza hace que apenas se muevan. Son ligeros, tienen micro incorporado, y resistentes al agua y al sudor. Dejan entrar el ruido ambiente justo para no aislarse del exterior.

En la parte negativa, los agudos y sonidos intermedios suenan algo apagados. A los puristas del sonido probablemente les gustarán más los Shures, pero los Sennheiser sí están pensados para deportistas. Al ir unidos por detrás de la cabeza son incómodos para cierto tipo de ejercicios (abdominales, por ejemplo). Y otra cosa: el viento. Por algún motivo, si corres al aire libre y hay mucho aire, este interfiere bastante con en el sonido y puede llegar a ser algo molesto. Por lo demás, poca queja. Si ahora miras el precio, ya sabes por qué son lo mejor de lo mejor.

  • Peso: 24 gr.
  • Resistentes al sudor/agua: Sí
  • Longitud del cable: 1.21 metros
  • Manos libres: Sí
  • Precio: $ 44 en Amazon
  • Gizrank: 4.0