Imagen: Elena Scotti / Gizmodo

El cálculo mental puede parecer difícil, pero tu cerebro también puede hacerlo con algo de práctica y algunas herramientas matemáticas para facilitar las cosas. George Dvorsky enumera en Gizmodo algunos trucos. Estos cinco te ayudarán a depender mucho menos de la calculadora:

  1. Suma y resta de izquierda a derecha. Nos enseñaron a hacerlo al revés, lo que tiene mucho sentido con papel y lápiz, pero empezar por las cifras altas es más intuitivo para el cálculo mental y te ayudará a descomponer el problema. Así, si tienes que sumar 58 + 26, calcula 50 + 20 = 70 y 8 + 6 = 14. Por último, solo queda calcular 70 + 14 = 84.
  2. Simplifica el problema cambiando temporalmente algunos valores. Por ejemplo, si necesitas calcular 593 + 680, suma 7 al 593 para que se quede en 600, que es un número más manejable. Calcula 600 + 680 = 1280 y no olvides restarle los 7 que añadiste antes. El resultado es 1273. Puedes hacer lo mismo con la multiplicación: para 89 x 6, calcula 90 x 6 y luego resta los 6 que te sobraban. 540 - 6 = 534.
  3. Descompón el problema grande en varios problemas pequeños. Por ejemplo, multiplicar un número por ocho equivale a doblarlo tres veces, así que para calcular 12 x 8 puedes doblar tres veces el doce: 24, 48, 96. Si quieres multiplicar por 5, primero multiplica por 10 y después divide por 2, que suele ser más fácil. En este caso, si tienes que calcular 18 x 5 harías 18 x 10 = 180 y después 180 / 2 = 90.
  4. Mueve la coma para calcular porcentajes. Imagina que estás en un restaurante y la cuenta es de 112,23 dólares. Quieres dejar una propina del 20 o del 15%, pero no sabes calcularlo. Empieza haciendo el 10%, que es más fácil, solo tienes que mover la coma decimal un dígito a la izquierda. Serían $11,22. Para calcular el 20%, simplemente dobla el resultado. Serían $22,44. Para calcular el 15%, súmale la mitad. Serían 11,2 + 11,22 / 2 = $16,50. Ya lo tienes.
  5. Recuerda los trucos que te enseñaron en la escuela para multiplicar de cabeza. Por ejemplo, sabes que todos los números multiplicados por 5 terminan en 0 o en 5. Multiplicar por 12 también es fácil: doce veces un número equivale a diez veces el número más dos veces el número. O sea, 4 x 12 = 4 x 10 + 4 x 2 = 40 + 8 = 48. Multiplicar por 15 es igual que multiplicar por 10 y luego sumar la mitad. 4 x 15 sería 4 x 10 = 40 y 40 + 20. La respuesta es 60. También hay un truco para multiplicar por 16: primero multiplica el número por 10, luego multiplica la mitad del número por 10 y por último suma el número y los dos resultados intermedios. Es decir: 24 x 16 = 24 x 10 + 12 x 10 + 24 = 240 + 120 + 24 = 384. Vale, este último truco es más enrevesado, ¡pero funciona!