Cinco utilidades del mini-ordenador Raspberry Pi

La placa Raspberry Pi de 25 o 35 dólares es uno de los inventos más ingeniosos de los últimos años. Sus utilidades son casi infinitas, pero ahí va una selección de algunas de las cosas que podrás hacer con ella.

Eso sí, ten en cuenta que no todas estas utilidades van a funcionar a la perfección desde el principio, aunque deberían. Han transcurrido ya casi dos años desde el lanzamiento de la Pi en febrero de 2012, por lo que el invento está ya bastante afinado.

1) Centro multimedia

La Raspberry Pi es una placa del tamaño de la palma de la mano, pero es lo suficientemente potente como para reproducer vídeo HD. Añade almacenamiento USB o varios equipos conectados en red y tendrás un centro multimedia configurado en pocos minutos. Esta demo es una prueba: el reproductor XMBC funcionando sobre la Raspberry Pi.

Raspbmc de hecho es una iniciativa para desarrollar una versión especial de XMBC optimizada para la Pi que soporte DLNA, AirPlay y reproducción de vídeo 1080p. El código ya está disponible por aquí para descargar.

2) Almacenamiento en red

Si conectas una memoria USB a la Pi y usas la aplicación Samba para compartir archivos, bingo, tienes al instante un equipo de almacenamiento en red. En plan básico, será una opción ideal para guardar música, videos, documentos o cualquier cosa que sea demasiado pesada como para dejarla en el ordenador, tableta o smartphone.

Si quieres meterte en faena con la Pi, puedes compartir el contenido utilizando un servidor web como Abyss o NGinx o incluso configurar un repositorio seguro de archivos con SSH. Si te horroriza la idea de confiar tus datos a Dropbox o a Google, esta es la oportunidad perfecta para crear un servicio cloud de bajo coste y a tu medida.

3) Acceso remoto al PC

VNC es un servicio gratuito que te permite acceder de forma remota a tu PC o Mac a través de la aplicación VNC Viewer. Instálala en el ordenador del trabajo (sí, mejor pide permiso primero), conecta la Raspberry Pi en casa a un monitor o a la tele, añade un ratón Bluetooth y un teclado, y listo para trabajar desde casa con acceso completo al PC de la oficina (demo debajo).

¿Otra posibilidad? Utilizar la Pi para acceder al ordenador principal de casa desde cualquier otro equipo del hogar. Por ejemplo, puedes tener un "terminal” en el salón pero escuchar en una tableta en la cocina la música que tienes almacenada en el equipo principal. Cocinar así es mucho más divertido.

4) Contestador de voz casero

Algunos desarrolladores ya han portado FreeSwitch a la Raspberry Pi. FreeSwitch es una pequeña central telefónica (PBX) que puede configurarse para funcionar como buzón de voz. Ideal si, cuando alguien llama, quieres ofrecerle un menú con opciones del tipo: “Pulsa 1 para dejar un mensaje, 2 para insultarme, 3 para llamarme al móvil, 4 si llamas para venderme algo (la opción de auto-colgar)….”. La Raspberry Pi es lo suficientemente potente para ejecutar este y otros paquetes de software similares que funcionan con sistemas y procesadores ARM y Linux.

5) Smart TV de bajo coste

Si quieres una Smart TV tienes al menos dos opciones: gastarte un dineral en teles de Samsung, LG y compañía, que ofrecen pocas apps y un navegador capado, o conectar la Raspberry Pi a la tele de casa. ¿La ventaja de esto último? Podrás utilizar un navegador web potente y acceder a una enorme librería de aplicaciones y juegos.

Todo esto es posible solo con la distribución de Linux Fedora que viene por defecto en la Pi. Una pequeña legión de entusiastas trabajan en hacerla compatible con otras distribuciones más especializadas que la convertirán, por ejemplo, en una consola improvisada de videojuegos retro y arcade.

¿Le has dado algún otro uso a la Raspberry Pi? Cuéntanoslo debajo.

Imagen: Shutterstock