Tráfico en Ciudad de México. Imagen: Rebecca Blackwell / AP

Junto con París, las capitales de México y España han acordado prohibir la circulación de los vehículos diésel a partir de 2025. Las tres ciudades están decididas a reducir las emisiones que forman boinas de contaminación y afectan a la salud de sus habitantes, especialmente en temporadas secas.

Los alcaldes Anne Hidalgo, Miguel Ángel Mancera y Manuela Carmena firmaron un pacto este jueves en la Cumbre Mundial de Alcaldes del C40, en México. Se comprometieron a reducir las emisiones de carbono emitidas por el parque vehicular y las industrias de sus ciudades, y acordaron pedir ayuda a las empresas de la industria automotriz para acelerar la transición entre vehículos de combustión y vehículos eléctricos o híbridos.

Advertisement

Además prometieron invertir en infraestructura sostenible para mejorar la movilidad de los ciudadanos. Ciudad de México comenzó a expandir su sistema de metrobús y el uso de las bicicletas compartidas tras duplicar los niveles de contaminación del aire recomendados por la OMS. “Esta es una crisis global inaceptable y como los alcaldes estamos determinados a actuar”, dice el documento del pacto. [El País]

Actualización: Madrid ha negado que vaya a prohibir los coches diésel, porque sería una medida «inaplicable». “El Ayuntamiento de Madrid quiere matizar que no ha suscrito hoy en México DF ningún acuerdo comprometiéndose a eliminar de cara a 2025 la circulación de vehículos diésel, frente a lo difundido a través de un comunicado por C40”, dice un comunicado enviado a los medios. “Carmena y su equipo de Gobierno, no obstante, están decididos a luchar contra el cambio climático y a mejorar la calidad del aire para lo cual se comprometen a desarrollar las medidas necesarias encaminadas a promover la progresiva sustitución de la tecnología diésel”.