El mundo está lleno de importantes ciudades de la antiguedad que, pese a haber sido ya descubiertas y catalogadas, siguen ocultando pequeños misterios que se resisten a ser desvelados, como las razones por las que fueron abandonadas o cómo vivían sus habitantes. Debajo, una fascinante muestra.

Nuestros compañeros de io9 han realizado esta genial recopilación con las ciudades de la antigüedad más investigadas y aún poco conocidas.

Çatalhöyuk, Turquía

Ubicada en la actual Turquía, se cree que Çatalhöyuk fue erigida hacia el año 7.500 antes de Cristo, lo que la convierte en uno de los asentamientos más antiguos del mundo. La arquitectura de la ciudad es única. Está construida como una colmena, con todas las casas pegadas y las zonas comunes ubicadas en los tejados. Los habitantes de Çatalhoyuk abandonaron la ciudad por causas no determinadas, pero los restos arqueológicos sugieren que la dispersión de su población ayudó a construir nuevos asentamientos en la antigua Mesopotamia.

Palenque, México

Palenque es una de las capitales más grandes y mejor conservadas del Imperio Maya. La ciudad vivió su período de esplendor entre los años 700 y 1.100 pero, al igual que el resto de esta civilización, sus habitantes se 'desvanecieron' hacia el año 1.400 y abandonaron las ciudades que habitaban. Entre las causas de este fin se barajan una abrupta falta de recursos derivada de la sobreexplotación y el cambio climático, o la guerra.

Cahokia,Estados Unidos

Contemporánea de la civilización maya pero menos conocida es la ciudad de Cahokia, en Estados Unidos. Se ubicaba en las fértiles orillas del río Mississippi en lo que hoy es San Luis, y se sabe que construyeron grandes montículos de tierra que servían de zonas comunes,y que conocían métodos avanzados de agricultura. Algo ya tenían que saber, porque Cahokia fue capaz de alimentar una población de unas 40.000 personas durente cientos de años. Su desaparición sigue siendo un misterio.

Derinkuyu, Turquía

Volvemos a visitar Turquía, concretamente la región de Cappadocia, donde se encuentra la ciudad subterránea de Derinkuyu. Se ignora cuando comenzó exactamente la práctica de excavar salas y más salas en la roca porosa y fácil de tallar de esa región. El origen más probable está en comunidades cristianas que huían de la persecución por parte del imperio romano. Sea como sea, en el período comprendido entre los años 500 y 1.000, Derinkuyu tenía cinco pisos de profundidad y capacidad para albergar a 20.000 habitantes. Las entradas eran fáciles de sellar desde el interior para proteger a sus habitantes de ataques. Respiraderos ocultos y pozos artesianos servían para canalizar el aire a sus galerías. Hacia el siglo décimo, la ciudad fue sellada y no se volvió a abrir hasta el año 1969.

Pompeya, Italia

Pompeya fue una próspera ciudad 'de vacaciones' en el imperio romano hasta que una fatal erupción del monte Vesubio arrasó la ciudad y la sepultó en cenizas el año 79 antes de Cristo. La catástrofe natural permitió conservar casi intactas las ruinas, y ese es precisamente su misterio. Aunque existen muchas crónicas acerca de Pompeya, la ciudad está llena de rincones, pinturas y objetos del día a día cuyo uso exacto aún no está muy claro. Las ruinas de esta ciudad son un escaparate de la vida diaria de aquella época pero sin ningún tipo de etiquetas que indiquen para que servía cada objeto.

Machu Picchu, Perú

El imperio Inca se extendió través de Perú, Chile, Ecuador, Bolivia, y Argentina hasta que los conquistadores europeos destruyeron aquella floreciente civilización. Aunque se conocen numerosos detalles sobre la agricultura, la arquitectura o la artesanía de los incas, hay una pieza del puzzle que se niega a aparecer: la economía. A diferencia de otras civilizaciones, las ciudades incas no tienen mercados ni se sabe cómo eran exactamente su comercio o su dinero. La mayor parte de los Quipu (cuerdas con nudos en las que los Incas escribían sus crónicas) han desaparecido, lo que no contribuye precisamente a aclarar el misterio.

Thonis, Egipto

En el siglo octavo antes de Cristo, la ciudad portuaria de Thonis era la puerta de entrada a Egipto. Hacia el año 300 antes de Cristo, Alejandría le había robado buena parte de su protagonismo, pero Thonis no tuvo la más mínima oportunidad de recuperarse porque se la tragó el mar, literalmente. La ciudad desapareció bajo el agua, probablemente a causa de un terremoto, y reposó en el olvido hasta el 2000, año en el que la descubrió el arqueológo Franck Goddio.

Foto: Franck Goddio

La Gran Zimbabwe, Zimbabwe

Cuando alcanzó su apogeo, entre los años 1200 y 1450, la Gran Zimbabwe pudo acoger hasta 30.000 personas, y era un lugar de paso preferente de rutas comerciales que llegaban hasta la misma China. Se sabe que la ciudad creció a expensas de las minas de oro de la zona y de la ganadería extensiva. Poco después, la ciudad entró en crisis y fue abandonada sin que se sepa la causa exacta. Su albañilería y su arquitectura se encuentran entre las más avanzadas de la época. [vía io9]