Nokia quiere convencernos de que los móviles no tienen por qué ser aburridos, negros y monótonos. Y tampoco minúsculos, incluso si son baratos. Con esa idea la finlandesa acaba de lanzar oficialmente un nuevo smartphone Windows Phone 8 de gama intermedia, el Lumia 625: viene en cinco colores (carcasas intercambiables de plástico), con pantalla de 4,7 pulgadas (resolución WVGA 800 × 480), 512 MB de RAM y cámara de 5 megapíxeles. No son especificaciones a lo grande, pero tampoco el precio: 220 euros.

El Lumia 625 es el nuevo teléfono de entrada de Nokia, un peldaño por encima del 520 y por debajo del 720. A pesar de que la resolución de pantalla se mantiene invariable respecto al anterior Lumia 620, mejora el procesador, un Snapdragon S4 a 1,2 GHz, y añade conectividad LTE/4G. Lo bueno también es que es un móvil muy fino (9,15 mm) y la cámara promete una calidad aceptable, con 5 megapíxeles la principal (además de la aplicación Smart Camera app o Cinemagraph, que ya vimos en el Lumia 1020). Nokia tampoco ha escatimado en la batería: 2.000 mAh.

Por lo demás, las especificaciones son modestas: 512 MB de RAM y 8 GB de almacenamiento interno, aunque lo puedes aumentar a los 64 GB con una microSD. Lo llamativo: sus colores (naranja, amarillo, verde, blanco y negro) y el precio: 220 euros libre. Estará disponible durante el tercer trimestre de este año en buena parte de Europa, China, India, y Latinoamérica (aún no han confirmado países concretos). [Nokia]