El plan de Elon Musk para colonizar Marte puede ser atrevido, e incluso irrealizable en muchos puntos, pero hay algo que la historia, si es justa, deberá agradecerle algún día. Ha prendido la llama de la carrera por Marte. El CEO de Boieng, Dennis Muilenburg, se ha picado con la llamada de Musk y ha jurado ganarle.

En unas declaraciones efectuadas durante un evento en Chicago, Muilenburg ha comentado los planes de Space X, pero no para criticarlos, sino en terminos de pura competitividad:

La frase tiene mucho de bravata de marketing, pero la fuerza de la compañía en el sector astronáutico no debe subestimarse. Fueron los esfuerzos de Boeing con el motor del cohete Saturn V los que hicieron posible que Estados Unidos acabara venciendo a Rusia en la carrera por poner un hombre en la Luna. Además, su relación con la administración y con la NASA siempre ha sido muy fluida.

Advertisement

Advertisement

Actualmente, Boeing trabaja codo con codo con la agencia espacial en la fabricación del cohete SLS que será el que lleve la nave Orión hasta Marte.

Por último, no hay que olvidar a Rusia, donde no es la primera vez que los sacrificios, el orgullo nacional y la brillantez de sus científicos logran auténticas proezas con menos presupuesto. Sus cohetes y cápsulas son el único medio actual de llevar tripulantes a la ISS, y la Agencia espacial del país se jacta de poder viajar a Marte en solo 45 días con un motor nuclear. India y China parecen estar más atrás en esta carrera, pero eso podría cambiar a base de puro y duro talonario. Las espadas están en alto y ahora, gracias a Musk, por fin podemos hablar de una carrera real por alcanzar Marte. Que gane el mejor. [vía Bloomberg]