Comienzan las reparaciones del Cristo Redentor de Río de Janeiro tras el rayo que rompió uno de sus dedos. Los trabajadores han comenzado hoy a inspeccionar el exterior de la estructura, que cuenta con pararrayos (el cable puntiagudo en la imagen). Aún así, instalarán más para intentar que no se repita lo que ocurrió el fin de semana pasado, cuando un rayo dañó la escultura de de 38 metros de altura. Para evitar utilizar andamios, los operarios están especializados en alpinismo. Debajo, más imágenes. [Fotos: AP]

Un trabajador mira al exterior desde dentro de la cabeza del Cristo Redentor: