El pasado 29 de julio terminó oficialmente el plazo dado por Microsoft para instalar Windows 10 de forma gratuita. Si necesitas actualizar un equipo no está todo perdido. Hay un truco para hacerlo que Microsoft aún no ha eliminado. Consiste básicamente en declarar una minusvalía.

Sí, somos conscientes de que declarar una minusvalía donde no la hay no es algo muy elegante, pero al menos es menos feo que ocupar una plaza de estacionamiento reservada a personas con problemas de movilidad, y Microsoft no está comprobando que realmente necesitemos esta adaptación.

Advertisement

Advertisement

Para actualizar solo hay que seguir las instrucciones desde la página de tecnologías asistivas de Microsoft. Por el momento el enlace funciona aunque es muy probable que la compañía añada filtros para impedir la picaresca en un futuro próximo. Microsoft no ha detallado cuándo terminará el plazo para que las personas con algún tipo de problema físico(real) puedan seguir actualizando a Windows 10. [Windows 10 free upgrade for customers who use assistive technologies vía Ghacks]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.