Las misiones tripuladas de larga duración al espacio tiene un serio inconveniente: el efecto sobre la salud humana. Desde la radiación hasta la exposición prolongada a gravedad cero, hay una larga lista de consecuencias físicas y psicológicas que, además, difieren bastante entre el hombre y la mujer. ¿Cuáles son las diferencias? La NASA las ha recopilado ahora en un nuevo informe.

La NASA, en colaboración con el National Space Biomedical Research Institute (NSPRI), está trabajando en desarrollar tecnologías y medidas que reduzcan los riesgos sobre la salud de estancias prolongadas en el espacio. Para ello, primero hay que conocer muy bien esos riesgos y cómo afectan de forma diferente al hombre y a la mujer. NASA ha publicado ahora online el informe completo con las principales conclusiones. ¿Cuáles son?

Advertisement

Analizando datos sobre la salud de 577 hombres y 57 mujeres que han volado al espacio hasta junio de 2013 (sí, la desigualdad de género llega desgraciadamente también al espacio), la NASA ha demostrado por ejemplo un mayor número de casos de síntomas de mareo en el espacio en mujeres que en hombres. Sin embargo, una vez de regreso en la Tierra, son los hombres los que tienden a sufrir más este problema.

Las mujeres pierden más volumen de plasma sanguíneo durante una estancia prolongada en el espacio. Mientras en ellas el ritmo cardíaco tiende a acelerarse en gravedad cero, ellos experimentan un aumento en la resistencia vascular.

Más diferencias: el conocido como síndrome VIIP (visual impairment / intracranial pressure - dificultades de visión / presión intracraneal) afecta a un 82% de los hombres estudiados frente a un 62% de las mujeres, aunque todos los casos significativos clínicamente han ocurrido en hombres.

Foto: La astronauta Karen Nyberg revisa la vista con un oftalmoscopio en la ISS. El síndrome VIIP, que afecta a la vista, es uno de los principales analizados por agencias espaciales como NASA y ESA.

Advertisement

Otras diferencias confirmadas hacen referencia a la capacidad de concentración o la resistencia a infecciones (las mujeres que han estado en el espacio han demostrado ser más resistentes a infecciones que los hombres). Respecto a la radiación cósmica, se ha reportado una mayor susceptibilidad de la mujer a sufrir cáncer relacionado con la radiación, de ahí que los niveles máximos a los que puede estar expuesta una mujer sean menores que los del hombre.

El espacio afecta también de forma diferente a hombres y mujeres en cuanto a la capacidad auditiva (decae en hombres mucho más rápido con la edad que en mujeres) o aspectos como infecciones urinarias en el espacio (afectan más a mujeres que a hombres). Puedes ver en la imagen de arriba un gráfico con las principales diferencias resumidas, y el informe completo aquí. [vía NASA]

Fotos: NASA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)