A veces no es necesario comprarse el equipamiento más caro y complejo del mercado para grabar fascinantes imágenes. Basta algo de creatividad y paciencia. Estudiantes de la ECAL, una escuela de arte y diseño en Suiza, lo han conseguido acoplando cámaras a cometas modificadas, taladros o bolas de plástico. El resultado es puro ingenio.

Puedes ver los experimentos en el vídeo debajo. Desde introducir una GoPro en una una bola transparente para filmar escenas bajo el agua o rodando calle abajo, a grabar hipnóticos vídeos giratorios con cometas y taladros. Difícil utilizar estas técnicas en un contexto profesional o semi-profesional, pero nunca se sabe. La imaginación es muchas veces el recurso más poderoso a nuestro alcance. [Vimeo vía Prosthetic Knowledge]