¿Se puede disparar una flecha de tal manera que alcance un blanco oculto tras una pared o detrás de un objeto? Sí, no solo es perfectamente posible, sino que hay muchos maestros arqueros que logran esa proeza. Lars Andersen es uno de ellos, y sus vídeos de demostración son impresionantes.

Para lograr que una flecha describa una curva, lo que hay que hacer es dispararla fuera del centro de la cuerda. Las flechas con la punta más pesada o con plumas adicionales pueden ayudar, aunque el secreto está en la práctica. Andersen describe así el procedimiento:

Tienes que situar la flecha en la cuerda, pero no en el centro, sino al menos a una mano de distancia de ese punto. Es preciso experimentar bastante para encontrar la distancia correcta. Al disparar la flecha, la posición incorrecta hace que la parte trasera de la flecha se mueva hacia un lado y la resitencia del aire hace que la parte delantera gire sobre sí misma. El resultado es una trayectoria curva más o menos pronunciada.

El arquero también explica los casos documentados en la edad media de flechas que regresan al arquero. En este caso el secreto es mucho más simple: viento en contra. [vía larsandersen23]