La NES Classic Edition (también conocida como “Mini NES”) es uno de los mejores gadgets de 2016 que puedes comprar... si es que puedes conseguirla. La mala noticia es que solo puede ejecutar 30 juegos de NES, por lo que muchos estaríamos felices con un sistema similar para jugar títulos de SNES o Sega Genesis, entre tantos otros.

Gracias a la magia de Raspberry Pi, los emuladores y algunos conocimientos básicos sobre ordenadores podrás construir tu propia Mini SNES con mando de control y juegos por menos de 75 dólares. Quizás el resultado final no luzca igual a la consola de Nintendo pero sí será igual de buena. Solo recuerda que la Mini NES básicamente es un pequeño ordenador con Linux.

Qué necesitas

Imagen: Gizmodo.

Puedes comprar todas estas cosas por separado pero Amazon vende un kit que incluye todo lo que necesitas por 75 dólares, excepto el mando.

Paso 1: Ensamblar la mini SNES

Coloca tu Raspberry Pi en su nueva caja. El kit que compré incluye unas almohadillas para el calor que deberías usar porque la Pi se puede calentar bastante al ejecutar algunos juegos.

Paso 2: Instalar RetroPie en la tarjeta microSD

El sistema que le dará vida a tu SNES se llama RetroPie y contiene un montón de emuladores para jugar a títulos viejos de muchos sistemas, incluyendo NES, SNES, Nintendo 64, Sega Genesis, TurboGrafx-16, GameBoy y más.

Advertisement

Advertisement

Así que después de ensamblar la caja de tu Pi lo primero que tienes que hacer es instalar RetroPie en la tarjeta microSD.

  1. Necesitarás descargar la imagen de RetroPie desde esta página web. Si estás usando una Raspberry Pi vieja debes descargar la versión “Raspberry Pi 0/1”, pero si usas una Pi 3 debes descargar la versión “Raspberry Pi 2/3”.
  2. Una vez descargues el archivo tendrás que extraer la imagen. En Windows podrás usar un programa como 7-Zip, pero en el caso de Mac puedes usar la utilidad de archivo que incluye el sistema operativo.
  3. Lo siguiente será instalar la imagen (que tiene un tamaño de 2 GB) en la tarjeta microSD. En Windows puedes usar Win32DiskImager para esto y en Mac la mejor alternativa es Apple Pi Baker.
  4. Extrae la tarjeta microSD de tu ordenador e introdúcela en la Pi.

El equipo de RetroPie cuenta con un vídeo que enseña al detalle el proceso de instalación. Podrás conseguir más información en la wiki del sistema.

Paso 3: Configurar el mando de control

Después de instalar RetroPie en la tarjeta SD e introducirla en la Pi lo siguiente que debes hacer es: conectar el adaptador de corriente al enchufe, conectar el mando al puerto USB, conectar el cable HDMI al televisor o monitor y encender la Pi.

Advertisement

Advertisement

Le tomará un par de minutos iniciar y al hacerlo te encontrarás con una pantalla de configuración para el mando de control.

Configura cada botón del mando y a partir de ahora podrás usarlo para navegar por toda la interfaz del sistema sin necesidad de un ratón o teclado.

Ahora es momento de instalar los juegos.

Paso 4: Instalar ROMs de juegos

Ahora que ya puedes usar el mando es hora de añadir juegos a tu nueva “miniconsola”. Para ello necesitarás descargar los archivos ROM de los sistemas que deseas emular.

Advertisement

Advertisement

Esta es la parte del tutorial donde debo mencionar que instalar ROMs de juegos puede ser ilegal en algunos países, dependiendo de cómo lo hagas. Y es que aunque la mayoría de títulos que jugarás tienen más de 20 años en el mercado todavía están protegidos por leyes de derechos de autor.

Lo correcto es que descargues ROMs de juegos que posees en formato físico o que ya son parte del dominio público. Dicho esto, es realmente fácil encontrar las ROMs de tus juegos favoritos.

A partir de ahora vamos a asumir que tienes los derechos necesarios para acceder a las ROMs de los juegos que quieres instalar así que una vez que las tengas en tu ordenador es hora de transferirlas a tu Pi.

Advertisement

Hay varias formas de hacer esto. Una de ellas requiere que configures el WiFi en tu Pi y uses SFTP para compartir archivos, pero esto es algo complicado para la mayoría de los usuarios por lo que optaremos por la forma más sencilla en la que solo necesitarás una memoria USB.

Si eres usuario de Mac asegúrate que la memoria esté en formato FAT-32. Pero si ni siquiera sabes qué es “FAT-32” creo que podemos asumir que tu memoria estará en ese formato.

Advertisement

Después sigue los siguientes pasos:

  1. Inserta la memoria en un puerto USB de tu ordenador y crea una carpeta llamada retropie.
  2. Ahora conecta la memoria a tu Raspberry Pi y espera que la luz deje de parpadear (esto tomará algunos segundos).
  3. Desconecta la memoria de tu Pi y vuelve a conectarla en tu ordenador.
  4. Verás que ahora hay varias carpetas dentro de retropie, una de ellas llamada “roms” y dentro de esta carpetas llamadas como todos los sistemas compatibles con el emulador. Copia las ROMs de tus juegos dentro de la carpeta acorde a su sistema (por ejemplo los de SNES van en la carpeta SNES).
  5. Desconecta la memoria de tu ordenador y conéctala en la Pi.
  6. Reinicia RetroPie.

Una vez que copies las ROMs de la memoria USB a tu Pi puedes desconectarla. Ahora todos tus juegos estarán almacenados directamente en RetroPie.

Advertisement

Advertisement

Cuando quieres añadir más solo tienes que repetir el proceso y añadir juegos al emulador que deseas utilizar.

Paso 5: Diviértete

Ahora que tienes muchos juegos en tu sistema es hora de que comiences a disfrutarlos.

¿Para qué hacer esto?

En un mundo perfecto Nintendo estaría vendiendo ahora mismo una Mini SNES y así todos podríamos volver a disfrutar de esos maravillosos juegos retro. Pero como no es así no nos queda otra opción más que hacer una nosotros mismos.

Advertisement

Advertisement

De cualquier forma también puedes comprar una de tantas consolas retro que están disponibles en el mercado hoy en día. Pero la mayoría de estas son bastante similares a lo que tu mismo puedes hacer con una Raspberry Pi por apenas unos 75 dólares.

Vídeo: Mandy Mandelstein.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.