La magia de McGyver consistía en poder crear objetos comunes a partir de otros todavía más ordinarios. Algo parecido es lo que ha construido este usuario de YouTube utilizando únicamente una simple caja de cerillas, un lapicero y la mina que este contiene para obtener un micrófono funcional.

El carbono que hay en las minas es altamente conductor, y las vibraciones de la voz sobre las dos minas inferiores son las que se transmiten, vía el cableado, el sonido hasta los auriculares, que son los que se encargan de convertir la señal y hacerla audible.

Está claro que no va a tener ni mucho menos la claridad y la calidad de sonido de un micrófono normal pero es un experimento muy curioso para realizar con niños o para entender algo tan común y habitual como un simple micrófono.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)