Una Canon 550D con un simple objetivo de 55 milímetros, y un festival de fuegos artificiales es todo lo que ha necesitado el realizador y diseñador gráfico francés Stanislas Giroux para crear este interesante vídeo de fuegos artificiales con efecto Bokeh.

El Bokeh es un concepto fotográfico de origen japonés que utiliza el desenfoque natural que produce el objetivo de la cámara con intenciones artísticas. No se trata tanto de cuánto desenfocar el fondo de una imagen, sino de su propósito, o la calidad estética de las luces y sombras resultantes.

Advertisement

Giroux utiliza aquí el Bokeh para convertir los fuegos articificiales en luces nebulosas que adoptan formas cómo de flores al cambiar la profundidad del enfoque durante la grabación de vídeo. La canción corre a cargo de Thomas Newman, y el conjunto es realmente inspirador para cualquiera que guste de jugar con las cámaras. [Xenondesigns vía Vimeo]