En los tiempos que viven, somos muchos los que nos pasamos toda la jornada laboral sentados frente a una pantalla y aporreando un teclado. A la larga, la espalda es la primera que se resiente. Unos simples ejercicios cada día pueden ayudarnos a que la espalda no acabe en esa postura tan poco sana como poco elegante.

Para hacer estos ejercicios que propone Rekrain en su vídeo solo necesitas una pared. Para empezar, hay que ponerse de pie de espaldas contra la pared, con los talones y toda la espalda en contacto con la superficie y también la cabeza. Es importante que no echar la cabeza hacia atrás para ello, sino tocar la pared con la nuca mientras mantenemos la barbilla baja. Rekrain explica que si no llegamos a tocar la pared de esta forma podemos poner un almohadón fino entre la cabeza y la pared. Una vez tengamos esta postura los ejercicios son:

Advertisement

  • Extender los brazos con las palmas hacia abajo y moverlos hacia arriba y hacia abajo unos 45 grados como si aleteáramos. No hace falta hacerlo muy rápido o muy lento. Tan solo a una velocidad a la que estemos cómodos. Repetir 10 veces.
  • Terminamos en la misma posición en la que empezamos (con los brazos extendidos hacia abajo) y nos cubrimos las orejas con las palmas de las manos. Repetir este otro movimiento 10 veces.
  • Finalmente, movemos alternativamente los brazos arriba y abajo como si subiéramos por una escala de cuerda imaginaria. Este movimiento se repite otras 10 veces.

La recomendación es repetir la serie completa de tres movimientos tres veces. A su vez, la tanda de nueve series deberían repetirse dos veces al día. Rekrain asegura que en menos de un mes se notan resultados. Por mi parte solo puedo decir que he probado a hacer la primera serie y cuesta más de lo que parece, pero no me ha sentado nada mal. Apenas lleva cinco minutos y es muy fácil de recordar. Todo es cuestión de probarlo. La clave es mantener la barbilla recta y la cabeza contra la pared todo el tiempo.

La idea detrás de estos ejercicios es simplemente corregir el encorvamiento de la espalda y del cuello hacia adelante que adquirimos tras pasar horas sentados en la misma postura. Si ya te duele la espalda, los ejercicios no van a servir de mucho. En ese caso siempre es mejor que acudas a un médico antes de que vaya a peor. [Rekrain vía Lifehacker]

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)