Tu ordenador se hará más lento con el paso del tiempo. Llegará un momento en el que intentarás acceder a una página web o leer un email y se colgará. Un ordenador lento es, en muchos sentidos, peor que uno dañado. Te puede frustrar mucho más. Aquí encontrarás cómo descubrir qué le sucede a tu ordenador.

Si quieres intentar solucionar la lentitud de tu ordenador lo primero que tienes que hacer es identificar la base del problema, usando estos trucos y herramientas podrás descubrirla.

Pon en orden el arranque de tu ordenador y su sistema operativo

Lo primero que debes hacer es revisar cuáles aplicaciones están siendo ejecutadas en tu máquina y cuáles de ellas inician al mismo tiempo que tu sistema operativo. Para ello necesitarás acceder al “Administrador de Tareas” en Windows” o al “Monitor de Actividad” en macOS.

Advertisement

Advertisement

El Administrador de Tareas ha mejorado muchísimo con los años y su interfaz es muy fácil de entender. Puedes acceder a él haciendo clic derecho en alguna parte sin icono de la barra de tarea y seleccionando “Administrador de Tareas”. En macOS accede a Spotlight (Ctrl+Espacio), escribe “Monitor de Actividad” y haz clic sobre él cuando aparezca.

En ambas utilidades podrás ver exactamente qué está consumiendo los recursos de tu CPU, ciclos de disco y memoria RAM. Busca a las aplicaciones que estén robándose una porción muy grande de los recursos de sistema (y recuerda buscar en Google si no reconoces alguna app).

Si encuentras algo que parece estar consumiendo más recursos de los que debería puedes cerrarlo, reiniciarlo o desinstalarlo por completo si ya no lo necesitas. Si es una herramienta de la que no puedes prescindir, busca una versión nueva o actualizada, las cuales suelen implementar mejoras y estar optimizadas para la versión del sistema operativo que estés usando.

Sponsored

La mejor forma de descubrir cuál aplicación es la que está ocasionando problemas en el rendimiento de tu máquina es aplicando la técnica de ensayo y error: cierra una app y continúa trabajando, si la lentitud no mejora prueba con otra.

También puedes asegurarte de que no todas tus aplicaciones inicien al mismo tiempo que tu sistema operativo (cuando enciendes o reinicias tu ordenador): en macOS dirígete a “Preferencias del Sistema” y accede a “Usuarios y Grupos”, allí selecciona tu nombre, dirígete a “Inicio” y verifica cuáles aplicaciones inician con tu Mac. En el caso de Windows, accede a la pestaña de “Inicio” en el Administrador de Tareas, allí podrás desactivar las apps que inician con tu PC.

Es recomendable que desactives los programas uno a uno para comprobar cuáles son los que están haciendo más lento tu ordenador.

Advertisement

Los usuarios de Windows también cuentan con otra herramienta bastante útil llamada “Monitor de recursos”. Accede a la utilidad de búsquedas en la barra de tarea, escribe “perfmon /report” y presiona “Enter”. Después de pocos segundos la herramienta te ofrecerá información bastante detallada del rendimiento de tu ordenador.

Si todavía no encuentras la causa de la lentitud de tu sistema es posible que tengas un problema de malware o virus (algo mucho más probable en Windows que en macOS). Realiza un análisis utilizando tu antivirus preferido para asegurarte que tu ordenador no ha sido infectado y eso está afectando su rendimiento.

Espacio de disco duro (y fallos en la unidad)

Si tienes poco espacio de almacenamiento disponible esto afectará a tu sistema operativo y notarás que cualquier acción que tenga que ver con copiar o mover archivos será muchísimo más lenta. Puedes verificar si tienes un problema desde el apartado de “Almacenamiento” en la sección de “Sistema” en la aplicación de configuración de Windows, o seleccionando “Acerca de este Mac” en el menú de Apple de macOS.

Advertisement

No existe ningún truco mágico para obtener más espacio de almacenamiento en tu disco duro. Solamente es necesario que elimines aplicaciones y archivos que ya no necesites. Tu primera opción debería ser eliminar cualquier cosa que tengas respaldada en otro sitio (como las películas de iTunes o las fotos), además de esos programas que no has utilizado en meses (o años).

Windows y macOS pueden ayudarte con esto. Busca la herramienta “Liberador de espacio en disco” de Windows para identificar aquellos archivos que puedes eliminar. En macOS accede a la pestaña de Almacenamiento en el menú “Acerca de este Mac”y selecciona “Gestionar” para eliminar archivos o respaldarlos en iCloud.

Si necesitas más detalles acerca de tus archivos y cuánto espacio ocupan en tu disco duro, puedes instalar Disk Inventory X en macOS o Windows Directory Statistics en Windows.

Aunque cuentes con mucho espacio disponible en tu disco duro, si este está fallando puede ocasionar problemas de rendimiento en tu sistema. Si estás utilizando un disco duro tradicional (no un SSD) en Windows puedes instalar aplicaciones como CrystalDiskInfo y HDD Health para diagnosticar tu unidad y notificarte si tienen algún defecto.

Advertisement

Advertisement

Esto no suele ser un problema en los Macs modernos, debido a que la mayoría utiliza discos sólidos. Los SSD cuentan con sus propios diagnósticos pero necesitarás usar una aplicación especializada para ello. En el caso de macOS, una de las mejores alternativas es DriveDx, aunque es costosa.

Tanto Windows como macOS cuentan con sus propias utilidades para analizar los discos, buscar errores y, de ser posible, solucionarlos. En macOS accede a Spotlight (Ctrl+Espacio) y busca “Utilidad de disco”. En Windows haz clic derecho sobre tu disco en el explorador de archivos, selecciona “Propiedades”, “Herramientas” y haz clic en “Comprobar”.

Si tienes algún problema físico en tu unidad es bastante probable que necesites comprar una nueva.

Diagnosticar problemas con aplicaciones individuales

Si tu ordenador solo parece ir lento cuando usas alguna aplicación en específico, existen formas de solucionarlo. El mejor ejemplo de esto es el navegador: puedes desinstalarlo e instalarlo de nuevo para eliminar toda la basura que ha acumulado con el paso de los años.

Advertisement

También puedes limpiarlo de forma manual, aunque esto no hará tanta diferencia como reinstalarlo: accede a “Mostrar configuración avanzada” y selecciona “Borrar datos de navegación” en el menú de configuración de Chrome. En el caso de Firefox, selecciona “Borrar historial de navegación” en el menú del historial.

Es recomendable mantener el número de extensiones instaladas al mínimo. Para hacerlo accede al apartado de extensiones de tu navegador y elimina todas las que no utilizas constantemente.

En este caso también será necesario que apliques el ensayo y error con tus extensiones para verificar cuál está ocasionando problemas. Si nada funciona, es posible que el problema vaya más allá de tu navegador.

Si todo falla...

Puedes utilizar otra aplicación para ayudarte a limpiar tu ordenador: CCleaner (Windows y macOS), System Mechanic (Windows) o CleanMyMac (macOS). Estas herramientas realizan de forma automática muchos de los procesos que menciono en este artículo, y cuentan con una interfaz de usuario muy fácil de entender.

Advertisement

Advertisement

Sin embargo, si nada de esto funciona y tu ordenador no es tan antiguo como para que ese sea el problema, lo mejor que puedes hacer es realizar una instalación limpia de tu sistema operativo, ya sea Windows o macOS. En Windows puedes hacerlo sin eliminar tus archivos o crear un disco de instalación: accede a “Configuración” y dirígete al apartado de “Actualización y Seguridad”. Allí accede al apartado de “Recuperación” y selecciona “Restablecer este PC” para reinstalar el sistema operativo.

En Mac el proceso no es tan fácil. Necesitarás descargar el sistema operativo desde la App Store y crear una unidad de instalación usando una memoria flash (pendrive). No obstante, después de que realices el proceso de reinstalación sentirás a tu ordenador más rápido que nunca.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.