Ilustración: Jim Cooke

Antes de tener hijos propios siempre me sentí un poco incómoda cuando tenía que pasar tiempo con los más pequeños en reuniones familiares. Realmente quería jugar con ellos o mantenerlos entretenidos si mis amigos lo necesitaban, pero no sabía muy bien cómo hacerlo.

Resulta que divertir a un niño no es tan difícil una vez aprendes algunos trucos que dependen de la edad.

Menos de un año: Los bebés solo quieren verte la cara o estar en tus brazos

Foto: Barbara W

Si tienes la oportunidad de tener en brazos a un bebé, no hay mucho que pensar. Si el bebé parece soñoliento o no presta atención a su alrededor, simplemente abrázalo con su cabeza sobre el hombro o el brazo. Moverse un poco es un extra. Camina un poco, usa una mecedora si la tienes a mano o mécelo suavemente.

Advertisement

Advertisement

Si el bebé está despierto, busca una postura en el regazo en la que pueda verte la cara y simplemente habla o canta. ¿No sabes qué decir? Recita las letras del alfabeto. Para más entretenimiento, puedes mover las manos mientras hablas o tocar tu nariz con la suya.

De 0 a 3 años: A los niños pequeños les encantan los chistes bobos

Para este grupo de edad necesitas esforzarte un poco más. Los niños pequeños están acostumbrados a ver adultos hablando, pero divertirles es más fácil de lo que parece.

  • Ponte algo ridículo en la cabeza. Por alguna razón esto les resulta muy divertido.
  • Establece una relación causa-efecto absurda. Cada vez que te toques el pie haz un ruido gracioso.
  • Apila cosas como juguetes o cubos y luego derriba la torre. Es probable que el bebé quiera hacerlo él mismo.
  • Mueve los dedos como si fuera una araña y hazle cosquillas mientras dices: “Uuuuhhh!! La araña de las cosquillas va a por tiiii” o algo así.

Obviamente, no vas a usar el truco de las cosquillas con cada niño que te encuentres. Es probable (y muy normal) que el bebé desconfíe de ti. Haz la araña con la mano pero sobre ti mismo. A veces los niños pequeños no quieren participar en los juegos, solo disfrutar del espectáculo. Lo mismo se aplica a todo lo anterior con variaciones. Quizá quieran echar abajo la torre, o quieran que lo haga un peluche. Fingir que no has visto como se ha caído y darte la vuelta para descubrirlo muy indignado da puntos extra.

Sponsored

Hay más trucos que son éxitos instantáneos, al menos en mi limitada experiencia, pero requieren cierta planificación. Si sabes hacer malabares, hazlo sin dudarlo. Los bebés aún están tratando de comprender cómo funciona la física y los malabares les fascinan. Las pompas de jabón también suelen entretenerlos durante mucho rato.

De 3 a 8 años: Los niños de esta edad ya son capaces de escuchar (y contar) historias

Hasta ahora lidiábamos con niños que aún no prestan atención durante mucho rato, pero eso cambia completamente aquí. A esta edad ya son perfectamente capaces de seguir una historia, sea una que cuentes tú o una que han visto en la televisión. Aquí algunas cosas que puedes hacer:

  • Léeles un libro: puedes parar y preguntarles qué creen que va a pasar o señalar elementos divertidos de los dibujos.
  • Enséñales un juego en el móvil: cuanto más simple, mejor. Angry Birds o los juegos de correr son un clásico, pero un niño pequeño puede pasar horas entretenido con solo con los filtros de Snapchat.
  • Baila y canta con ellos: Esto funciona de manera casi universal. Ponles su música favorita (pregunta a sus padres cuál es) o busca alguna melodía infantil en Internet y canta y baila con ellos. Incluso tu música favorita puede servir.

A esta edad, los niños también tienen ya una serie de televisión favorita y averiguar cuál es no es una tarea muy difícil. Si ves aparecer a tu sobrino con unas zapatillas de la Patrulla Canina, una camiseta de la Patrulla Canina y una mochila de la Patrulla Canina probablemente es que le encanta la Patrulla Canina. Sin embargo, la pregunta: “¿Te gusta la patrulla canina?” no te llevará muy lejos. En su lugar, pregunta por el nombre de un personaje y a qué se dedica.

Advertisement

Con un puñado de preguntas es muy probable que logres que el niño te cuente todo un episodio, probablemente mezclado con varios otros episodios y cosas imaginadas. Esto último es perfectamente normal. Si realmente quieres tener ventaja en el juego y ser su tío favorito, lee antes en Google sobre la serie para poder hacer preguntas mas específicas. Si tienes la suerte de que es un remake, puedes contarle tus historias favoritas sobre personajes como los X-Men, Batman o sagas como Star Wars.

De nueve años en adelante: los niños mayores se parecen mucho a ti

A esta edad, cada niño ya ha desarrollado sus propios gustos o intereses. Es probable que ya tengan un deporte favorito, un videojuego que les fascina o libros que devoran.

Advertisement

Esto significa que deberíais tener un montón de cosas en común más allá del manido ¿Qué tal en el cole? Prueba a preguntarles por la última película que han visto o el último libro que han leído. También puedes sacar tú algo que te guste, como un videojuego, y preguntarles qué les parece.

Si te apetece jugar de forma más activa en lugar de solo conversar, prueba una de estas actividades:

  • Juega a algo en vivo: Cosas como el ahorcado, adivinar la película o el pictionary improvisado funcionan muy bien (mantén el nivel moderadamente bajo, que no se trata de que intente adivinar Acorazado Potemkin) Si tienes un juego de tablero a mano puede ser muy buena elección también.
  • Anímalos a cocinar o a hacer cualquier otra actividad en la que se sientan el jefe, desde decorar un pastel a servir comida de una forma creativa.
  • Compartir los vídeos más graciosos de YouTube: es muy probable que los dos descubráis algo nuevo.

Los niños de esta edad parecen extraterrestres si no estás habituado a tratar con ellos, pero si haces un pequeño esfuerzo por conocerlos descubrirás que tenéis mucho en común.

Advertisement

Ten en cuenta que en algunos casos, lo que vale para un grupo de edad a veces puede valer para otro. Es difícil establecer límites a una actividad o a otra en función de la edad. Simplemente adáptate a sus intereses y habilidad.

También puedes jugar con diferentes grupos de edad al mismo tiempo. Pídeles a los sobrinos de tres años, por ejemplo, que te enseñan como juegan con su hermana pequeña, o consigue que el niño más pequeño le enseñe uno de sus juegos al mayor. Antes de que te des cuenta, estarán muertos de risa contigo.