Cuando toca montar o comprar un ordenador, solemos prestar menos atención al monitor que a otros componentes. Sin embargo, igual que ocurre con cualquier otro hardware, los monitores varían mucho en calidad, especificaciones y precios. Teniendo en cuenta que pasarás casi todo el día mirando esa pantalla, merece la pena elegir bien. Debajo te explicamos cómo escoger el monitor perfecto para tu PC.

Tamaño y resolución

Es muy probable que ya tengas un tamaño en mente. Quizás quieras un monitor grande, de 27 pulgadas o más, o tal vez algo más pequeño. Puede que prefieras dos monitores más pequeños en lugar de uno grande, por lo que tendrás que asegurarte antes que tienes el espacio adecuado en la mesa.

Advertisement

Cuando decidas sobre el tamaño, lo primero que tienes que pensar es en la resolución, es decir, cuántos píxeles muestra la pantalla y, en consecuencia, cuán nítida será la imagen. Monitores Full HD o 1080 p (con una resolución de 1920 x 1080 píxeles) son muy comunes hoy en día. Para un equipo de 23 pulgadas la calidad es perfecta, pero para uno de 27 no se verá tan bien, porque se reduce la densidad de píxeles. Para monitores mayores de 23 pulgadas es muy probable que quieras mayor resolución, como 2560 x 1440 píxeles. No solo la imagen se verá más nítida, también tendrás más espacio en la pantalla para tus iconos, páginas web y otras aplicaciones.

Por otro lado, tienes que tener en cuenta que a pesar de que muchos monitores tienen un formato de pantalla 16:9, hay otros formatos que tal vez quieras investigar. Por ejemplo, algunos monitores tienen una resolución de 1920 x 1200 píxeles, que es más o menos la misma nitidez que uno de 1080 p, pero te da 120 píxeles extra en vertical. Estos son particularmente buenos para navegar por la web, escribir, pero son formatos más raros de encontrar en las tiendas.

Tipo de panel

Hay varios tipos de paneles y es importante conocer las diferencias.

  • Paneles TN (Twisted nematic): es el tipo más común y barato de panel LCD. Si tu monitor no dice lo contrario, probablemente es de este tipo. Tiene un tiempo de respuesta más rápido y soportan mayores ratios de refresco (ver debajo), por lo que son ideales para jugar. Sin embargo, muestran colores menos precisos y se distorsionan en algunos ángulos de visión. Si no necesitas un ratio alto de refresco (para navegar, escribir y temas de productividad no es necesario), mejor mirar otro tipo de paneles.
  • Paneles VA (Vertical Alignment): son una buena opción de gama media. Tienen una precisión de colores más alta que los paneles TN, sobre todo para colores oscuros y negros, aunque pueden producir algunas distorsiones dependiendo del ángulo de visión.
  • Paneles IPS (In-Plane Switching): son una opción más cara, pero muestran los colores de forma mucho más precisa que los TN o VA. Son la mejor opción para diseñadores gráficos o fotógrafos aunque, incluso si no estás en estas categorías, agradecerás su calidad en comparación con los anteriores. Lo malo es que su ratio de refresco no es tan alto. Esto es un problema solo si eres un gamer de verdad o si quieres jugar con títulos en 3D, para los que se requiere un monitor a 120Hz. Los paneles PLS (Plane-Line Switching) son similares a los IPS, pero algo mejores (y más caros).

Ratio de refresco

Si eres de los que juegas habitualmente en tu ordenador, querrás escoger un monitor con un alto ratio de refresco. La mayoría de monitores viene con un ratio de 60Hz, es decir, solo puedes ver 60 frames por segundo cuando juegas (incluso si tu juego va a 100 fps, solo podrás ver 60 en tu monitor a 60Hz). Un panel a 120Hz ofrece una experiencia de juego mucho más fluida y te permitirá jugar a títulos en 3D a 60Hz para cada ojo.

Advertisement

De todas formas, recuerda que los paneles con altos ratios de refresco suelen ser los TN, por lo que tendrás que decidir qué es más importante para ti: mayor ratio de refresco o una calidad y colores más definidos.

Anti-reflejo

Muchos monitores vienen ya con una cobertura anti-reflejos que evita justo eso, reflejos provocados por la luz. Si tienes una ventana detrás o tu habitación está muy iluminada, son recomendables. Lo malo es que pueden difuminar un poco la imagen. Las pantallas brillantes se ven mucho más nítidas, pero pueden llegar a ser molestas. Otra opción es escoger monitores semi-brillantes, a mitad de camino de unos y otros.

Pie y opciones de giro

Cada monitor tiene un pie diferente. Algunos son fijos y otros permiten cierto movimiento. Algunos dejan girar el monitor de lado a lado, otros solo verticalmente y otros incluso 90º, para alternar entre modo retrato y paisaje. No es lo más importante, pero es un aspecto adicional a tener en cuenta para acabar de decidirte.

Conectores

Esta es muy fácil: asegúrate de que el monitor tiene los conectores que necesitas. Si tu salida de vídeo es DVI, lo más fácil será comprar un monitor con DVI. A veces te encontrarás ciertas restricciones en tu ordenador como, por ejemplo, que solo es capaz de soportar dos monitores vía DisplayPort. Investiga antes qué puertos tiene tu ordenador y cuáles necesitas en tu monitor.

Todo lo demás

Las de arriba son las especificaciones más importantes, pero no te olvides de mirar otras funciones a medida que vas investigando. Por ejemplo, puede que quieras un monitor con altavoces integrados o puertos USB. Y tampoco te olvides de leer las reviews de los propios usuarios para evitar sorpresas. Hay otras especificaciones más avanzadas (ratio de contraste, pixel pitch y otras), pero es muy probable que con las que hemos mencionado arriba y un poco de investigación extra, tengas los elementos suficientes como para comprarte justo el monitor que necesitas.

Fotos: Marcel Müller y PhotoDon.