El vídeo que vemos al final pertenece a Save the Elephants Foundation. Unas imágenes donde podemos observar cómo un grupo de elefantes se apresuran al encuentro de un pequeño recién rescatado en el Elephant Nature Park. La maravillosa reacción de la manada tiene una explicación científica.

La principal: los elefantes son conocidos por ser criaturas profundamente sociales y empáticas. Hasta el año 2011, los elefantes eran considerados como poseedores de un cerebro avanzado, mostrando niveles de inteligencia vistos únicamente en humanos, delfines o chimpancés.

Advertisement

Por ejemplo, los animales se reconocen en el espejo y aprenden que tales reflejos son imágenes de sí mismos y no de otros, un comportamiento aparentemente único en especies que muestran empatía y trazos sociales complejos. Si embargo, en el 2011 surgió un nuevo estudio que iba a explicar esa aparente empatía y cooperación que apreciamos en el vídeo de la manada.

Se trataba de un experimento común en primates, nunca antes con elefantes. Una prueba que tenía como objetivo averiguar qué es exactamente lo que los animales entienden acerca de sus compañeros y la cooperación en grupo.

Elefantes con sus bebés. AP

Para ello, los investigadores del Thai Elephant Conservation Center en Lampang (Tailandia) trabajaron con 12 elefantes asiáticos. Los animales debían coordinar sus esfuerzos para que cada uno pudiera obtener un sabroso cubo de maíz.

Advertisement

Advertisement

¿Cómo? Cuando dos elefantes tiraban de los dos extremos de la misma cuerda simultáneamente, una mesa que llevaba maíz se deslizaba a su alcance. Sin embargo, si uno de ellos tiraba de un extremo de la cuerda antes, la cuerda se deslizaba de la mesa y los elefantes no obtenían nada.

¿Qué ocurrió? Que los elefantes aprendieron rápidamente a coordinar sus esfuerzos. Incluso dejaban de tirar de la cuerda si su compañero no tenía acceso a ella. En estos casos se alejaban de la zona. Según los investigadores:

Descubrimos que los elefantes esperaban en el extremo de su cuerda hasta 45 segundos, entendían que tirar sin el compañero no llevaría a ninguna recompensa. Esto es mucho tiempo en un animal para inhibir su tirón cuando saben que la comida buena está fuera de su alcance.

El trabajo reforzó estudios anteriores que demostraban la empatía y sociabilidad de las criaturas. Su demostración de cooperación ante una situación compleja fue una prueba de ello.

Los elefantes, los animales terrestres más grandes del planeta, también están entre las criaturas más exuberantemente expresivas. Alegría, ira, dolor, compasión, amor; Muchas de las emociones que nos caracterizan residen dentro de estas grandes masas.

Advertisement

Durante años, los investigadores han encontrado que son capaces de un pensamiento complejo y profundo sentimiento. De hecho, la forma emocional en la que los elefantes se unen a los miembros de la familia podría competir con la nuestra. [PBS, LiveScience, ElephantNews]