El avión de acrobacias que veis en esta imagen parece congelado en al aire, pero en realidad está atravesando la escena a una velocidad de 500 kilómetros por hora en vuelo rasante. ¿Cómo lograr entonces una foto tan nítida de noche? Muy sencillo. Utilizando la fuerza bruta fotográfica.

La foto ha sido tomada por el fotógrafo profesional Yuri Acurs y su equipo, y ha requerido diseminar un montón de flashes fotográficos alimentados mediante baterías y sincronizados para saltar simultaneamente. La luz emitida por esa instalación viene a ser cien veces superior a los focos de un estudio fotográfico convencional. La foto, eso sí, salió perfecta. Bajo estas líneas os dejamos un vídeo de cómo se hizo la toma. [Reddit vía PetaPixel]