Aunque en la actualidad una gran parte de las cajas fuertes se abren utilizando un teclado digital estamos acostumbrados, sobre todo gracias al cine, a ver esas cajas fuertes que se desbloquean con un pequeño dial giratorio. En apariencia, el funcionamiento es simple, gira el dial deteniéndolo sucesivamente en los números adecuados y la puerta de la caja se abrirá.

La mecánica interna sin embargo es algo más compleja. El mecanismo está compuesto por tres pequeños anillos, cada uno con una muesca indentada, y una barra en la parte superior que es la que bloquea propiamente dicho la cerradura de la caja. Como la muesca de cada uno de los discos está as ociada con una posición concreta en el dial giratorio, al ir deteniendo el dial sobre cada posición los discos se van bloqueando, permitiendo eventualmente que la barra baje y podamos acceder al interior.

Ese es el motivo por el que es frecuente ver en películas cómo el protagonista intenta averiguar el código utilizando un estetoscopio. En modelos más antiguos era posible llegar a la combinación final girando el dial y prestando atención al pequeño "clic" que emitían los discos cada vez que engraban con la barra superior.

Advertisement

En el vídeo explican a fondo el mecanismo y además detallan alguna curiosidad más como la composición del cemento con el que se rellena el metal para protegerla del fuego y la fuerza bruta.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)