Ya hay quien lo compara con la famosa “restauración” perpetrada por Cecilia Jimenez sobre el Ecce Homo de Borja, y no es para menos. El Castillo español de Matrera de Villamartín, en Cádiz, acaba de sufrir una “restauración contemporánea” que haría llorar fuerte al Cid Campeador.

El edificio, del siglo IX y declarado bien de interés histórico y cultural, estaba en ruinas, pero su restauración ha sido cualquier cosa menos ortodoxa. En lugar de acometer una reconstrucción, sus muros han sido reforzados con una enorme caja de cemento lisa y blanca que se eleva hasta su altura original.

Advertisement

El castillo de Matrera, antes de la intervención.

El arquitecto responsable del proyecto, Carlos Quevedo, ha declarado a la agencia EFE estar muy sorprendido: “No es la primera intervención de este tipo, no sé por qué tanto bombo. Es un revestimiento similar al original que recubría la torre. Ese acabado, que es lo que más impacta, es el mismo material que cubría los muros que ahora estar descarnados, da idea de la textura y tonalidad que tenía en su origen”.

El proyecto lo ha financiado el dueño de la finca en la que se encuentra el castillo, en la localidad andaluza de Pajarete, y contaba con la aprobación tanto de la Junta de Andalucía como de la Consejería de Cultura. Ambas instituciones defienden el resultado de la restauración. El Arqueólogo del ayuntamiento José María Gutiérrez, asegura que “la intervención cumple con los requisitos de la restauración contemporánea”.

Sponsored

No opinan lo mismo desde Hispania Nostra, una asociación en defensa del patrimonio. Su vicepresidente, Carlos Morenés, tacha la intervención de lamentable y de desastre en un post. Mientras tanto, en la prensa internacional se mofan del resultado de la restauración con titulares como ¿Qué demonios han hecho? Acertada o no, lo cierto es que la nueva cara del castillo de Matrera va a traer mucha cola. [Hispania Nostra vía El País]

Fotos: Museo de Villamartín

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)