Los perros son los mejores, así que es natural querer abrazarlos con afecto cuando saludan. La mayoría de ellos son demasiado buenos para decirlo, pero esta es realmente una manera terrible de presentarse a un perro. Estos son los pasos a seguir para esa primera impresión.

Los perros son muy parecidos a nosotros: por lo general no quieren ser abrazados por extraños. Es incómodo y te hace sentir inseguro. El sitio para perros Doggone safe respalda esto:

A menudo, los niños (y los adultos también) quieren mostrar amor a los perros de la forma en que muestran amor a los demás, a través de abrazos y besos. Los perros no entienden esto de forma natural, de hecho ni siquiera lo disfrutan.

En el video, Kristin de Indy in the Hood explica lo que debemos y lo que no debemos de hacer para saludar a un perro por primera vez. Aquí están los conceptos básicos.

Advertisement

Advertisement

Acércate al dueño: Cuando veas a un perro que quieres conocer o te encuentras con el perro de un amigo por primera vez, ignora al perro y en su lugar habla con el dueño. Un perro mira a su dueño para captar las señales emocionales, así que si el perro ve que el dueño está cómodo contigo, el perro también estará cómodo contigo. Además, actuar así es ser educado. Algunas personas simplemente no quieren que abraces a sus perros.

Colócate a un lado: En lugar de acercarte al perro, posiciónate a un lado y permite que el perro se acerque a ti. Puedes ver cómo se hace en el video.

Evita el contacto con los ojos: El contacto con los ojos puede ser una amenaza para los perros, por lo que es mejor encontrar un punto neutral en el que concentrarse. Indy in the Hood sugiere el área del pecho del perro.

Advertisement

Dejarlos que huelan: Con un puño cerrado, permite que el perro utilice su olfato y te huela. Una mano cerrada es menos amenazante. Si el perro te olfatea y parece que se encuentra a gusto contigo, probablemente puedes acariciarlo en el hombro, el pecho o el cuello, lo cual es menos amenazante que acariciar la parte superior de la cabeza del perro.

Si el perro retrocede lejos de ti cuando estás cerca de él, entonces obviamente debes parar. No está preparado. Los perros siempre te darán una señal de que están preparados. Se moverán o cambiarán posiciones lejos de ti. Así como es muy tentador tratar de seguir mostrándole afecto, por el bien del perro lo mejor en este caso es que le digas adiós y sigas adelante.

Advertisement

Ten en cuenta, incluso si un perro parece amigable contigo, que abrazándole y ofreciéndole extremas muestras de amor, la mayoría de ellos sólo lo están tolerando. Algunos podrían incluso morderte si estás demasiado cerca. Incluso tu propio perro podría no querer un abrazo o afecto en un momento dado. Hay un par de maneras de saber si debemos dejar a un perro en paz:

  • Una cola doblada: No todos los movimientos de la cola significan felicidad. Si el movimiento de la cola es lento y rígido, el perro está probablemente alerta, no emocionado. Y si la cola está metida suele ser un signo de miedo y sumisión.
  • Posición de las orejas: Si las orejas de un perro están erguidas y mirando hacia adelante, podría estar alerta o agresivo. Cuando las orejas están planas contra la cabeza suele significar que están asustados o sumisos.
  • Lateral del ojo: Si el perro está mostrando las partes blancas de sus ojos, eso es un signo común de estrés.

Por otro lado, podemos encontrarnos con un perro demasiado cariñoso. Si un perro te saluda saltando sobre ti y tomando el control de tu espacio, intenta el método “del árbol”. Es un método de expertos en perros que enseñan a los niños para evitar a los perros agresivos. Doblas tus ramas (que son tus manos), miras hacia abajo y permaneces quieto durante diez segundos. Yo mismo lo intenté con un perro demasiado afectuoso de un amigo y funcionó.