Hay algunos a los que simplemente no se nos da bien recordar caras, lo cual suele resultar en momentos incómodos en los que pensamos que es la primera vez que conocemos a alguien hasta que ese alguien apostilla lo contrario y viceversa. Aquí va una sola y simple frase que ayuda a evitarlos.

En el podcast de NPR Hidden Brain, comparten cómo averiguar de manera sencilla si la persona a la que está saludando es un extraño o alguien que ya deberías conocer. Intenta decirlo en un tono ligero o neutral para que suene lo más natural posible. Mientras le das la mano o saludas ligeramente, di “Hola, te conozco de algún lado...?

Advertisement

Si dicen que no, sal al paso con un ágil “Oh, me resultabas familiar ¡encantado de conocerte!

Si dicen que sí y mencionan cómo os conocisteis, sigue con un “Sí, eso es ¡qué bueno verte de nuevo!”. Por supuesto, esto solo funciona una o dos veces con la misma persona, así que si tienes el fuerte presentimiento de que lo has conocido antes (y quizá usado este truco), utiliza algo más general como “Hey, ¿cómo estás?”

Como con cualquier tipo de saludo caluroso, el truco para que funcione es enviar señales de que de verdad estás encantado de conocer a esta persona (o de volver a verla si ya os conocéis). Esboza una sonrisa genuina, inclínate ligerísimamente hacia delante al saludar y escucha con atención.