Lo que vemos en las imágenes es uno de los accidentes más espectaculares que se recuerdan en la historia de la Indy 500. Este pasado domingo, el piloto Scott Dixon salió ileso tras estrellar su monoplaza contra el muro y salir volando unos 40 metros. ¿Cómo pudo sobrevivir a semejante impacto?

Ocurrió en la vuelta 53. Jay Howard entró mal en una curva del circuito y acabó impactando contra el muro. Acto seguido, el coche derrapó hasta la mitad de la pista, momento en el que aparece el Honda de Scott Dixon para impactar sobre el coche de Howard. Como consecuencia, el monoplaza de Scott se partió por la mitad y salió literalmente volando con vuelta de campana y explosión en el aire incluida. Increíble, aunque no tanto como ver al propio piloto salir por su propio pie.

Para que esto ocurra han tenido que pasar muchos años donde los ingenieros han evaluado mil y una situaciones de peligro en las carreras. En el caso de un accidente como el de Scott, estos fueron los principales elementos de seguridad para que el piloto sobreviviera (además de los más obvios, el casco y los cinturones):

Cockpit a prueba “de bombas”

Cuando hablamos de cockpit nos referimos a la cabina donde se sienta y conduce el piloto. Si nos fijamos bien en los accidentes de cualquier carrera del estilo de la Indy 500 o la Fórmula 1, lo normal es ver ruedas y otras partes externas totalmente destrozadas tras un impacto. En cambio, el piloto sale ileso dentro del cockpit. ¿Por qué? Porque el asiento está construido en fibra de carbono diseñada para proteger al conductor sobre cualquier tipo de accidente, a cualquier velocidad o ángulo.

Hans Device

Momento del impacto con Howard. AP

Acrónimo de Head and Neck Support, el sistema fue diseñado a principios de los años 80 por el profesor de ingeniería biomecánica, el Dr. Robert Hubbard. Se trata de un soporte para la cabeza y cuello construido de fibra de carbono. Su objetivo es reducir el riesgo de lesiones provocadas tras la enorme deceleración que sufren al colisionar bruscamente.

Advertisement

El sistema está apoyado por dos brazos que llegan hasta los hombros (no están fijados al asiento) y que suben detrás del cuello y se adhieren a ambos lados del casco. La Fórmula 1 hizo obligatorio el dispositivo en 2003 y actualmente es una pieza primordial para los pilotos de casi todas las carreras principales alrededor del mundo.

La barrera de seguridad

Así quedó el monoplaza de Scott. AP

En última instancia, vemos como el coche de Scott impacta contra la barrera de seguridad de la pista. Esta fue instalada por primera vez en la pista en el año 2002. El muro está construido para reducir la energía que trae el monoplaza. Un sistema que tiene como objetivo absorber el impacto de los conductores en un accidente.

Advertisement

La barrera está compuesta de tubos de acero atados al muro de contención, detrás de ellos hay una serie de haces de espuma de celda cerrada.

El equipo de seguridad

Por último y como vemos, se encuentra el equipo de seguridad. En el caso de la Indy consta de tres equipos de cuatro personas que incluyen bomberos profesionales y paramédicos. Dos de los vehículos utilizados están equipados con modernos sistemas de seguridad y el tercero se utiliza para la limpieza de la pista. En la escena vemos como el equipo apareció inmediatamente después del accidente.