¿Puede un pequeño coche construido con Lego Technic ganarle a un Porsche 911 en una empinada pendiente y a motor parado? La respuesta a esta pregunta la tiene este interesante vídeo en el que se puede ver, una vez más, a la física en acción.

Hay que empezar reconociendo que Lego no juega muy limpio. El 911 no enciende sus motores en ningún momento, pero se trata de que la competición sea mínimamente equilibrada para que tenga gracia. Ambos parten en punto muerto desde lo alto de una cuesta en un garaje. Este es el vídeo. Si tenéis problemas para verlo podéis hacerlo aquí.

Como se puede apreciar, el cochecito de Lego rápidamente toma la delantera, aunque el vehículo real no tarda en ponerse a su altura. Al final, el pequeño bólido se lleva la carrera por muy poco ¿Cómo es posible?

Advertisement

La explicación se debe a varios factores. En el vídeo hablan de la diferencia de masa entre ambos objetos, pero el factor más determinante es la inercia rotacional, o sea, la fricción que necesitan las ruedas para ponerse en marcha y que, en este caso, beneficia al coche con las ruedas más pequeñas, que es el que primero alcanza su máxima velocidad. Si la cuesta fuera más larga, el Porsche acabaría adelantando necesariamente a su rival de juguete. Poco le falta, de hecho. La diferencia es proporcional, pero muy pequeña. [Lego vía Jalopnik]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)