No, no es ningún truco. En el canal How Ridiculous de YouTube han recubierto una sandía con un tratamiento en spray muy particular, y después la han lanzado desde lo alto e una torre de 45 metros. La sandía ha sobrevivido sin un rasguño, pero ¿cómo ha quedado por dentro? y ¿qué spray han utilizado?

Respondemos primero a la segunda pregunta. Lo que han usado para proteger la sandía es un tipo de tratamiento en spray cuyo nombre comercial es Line-X. Se trata de una cobertura epoxídica (de dos componentes que se endurecen al mezclarse) basada en un elastómero de poliuretano. Cuando se aplica, es como una pintura plástica gruesa y espesa pero, al secarse, se endurece y se convierte en un material elástico con una resistencia a la tensión y la abrasión prodigiosas.

Advertisement

Advertisement

El Line-X se utiliza, por ejemplo, para proteger el compartimento de carga de las furgonetas o los parachoques de vehículos de trabajo pesado. La capa puede oscilar entre 1 o 10 mm en función del grado de protección que le queramos dar.

Volviendo a la sandía, no solo sobrevive a la caída, sino que los chicos de How Ridiculous son incapaces de abrirla a hachazos. Al final tienen que recurrir a una sierra circular para cortar la cobertura y ver cómo ha quedado el interior. Sorprendentemente, la cubierta está mucho menos dañada de lo que cabía esperar. El Line-X la ha mantenido unida sin casi daños.

No puede decirse lo mismo de la pulpa. El agua de la fruta se ha desplazado con tanta violencia al chocar contra el suelo que todo el interior es una masa informe. Eso da respuesta a la pregunta de qué pasaría si una persona se recubriera de Line-X y se lanzara desde esa altura (obviando los daños en la piel de semejante ocurrencia). Su piel y huesos probablemente sobrevivirían, pero sus órganos internos quedarían hechos pulpa. [vía How Ridiculous]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.