Mires donde mires, la publicidad nos inunda. Llamar la atención de los consumidores entre tanto anuncio es complicado. Y más aún con un producto aburrido como... una aspiradora. ¿Cómo lograr que nos paremos, literalmente, por la calle a contemplar un producto? La agencia Saatchi & Saatchi dio en el clavo con esta ingeniosa campaña.

El reto: hacer que la gente se fije en un anuncio de una aspiradora. Ni la marca, Samsung, conocida por todos, iba a ayudar. Una aspiradora, al fin y al cabo, es una aspiradora. Da igual quién la fabrique. ¿Qué hacer? A Saatchi se le ocurrió subir el aparato a lo alto de una marquesina en plena calle y crear un sistema que sincronizara el momento en el que los carteles saltan de uno a otro con el encendido de la aspiradora. Esta, con su "potencia extrema de succión" (su principal diferenciador), logra que el cartel de Samsung vuelta a su sitio.

Advertisement

El ruido, lo inusual de ver un electrodoméstico encaramado a una marquesina y el juego visual de pensar que es la aspiradora la que mueve los carteles, hizo el resto. Resultado: cientos de transeúntes parándose a ver y fotografiar el invento. Brillante. Puedes verlo debajo:

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)