Comprar online los datos de una tarjeta de crédito robada (PIN incluido) solo vale 76 euros (100 dólares). Según un nuevo informe de la firma de seguridad McAfee, los datos de tarjetas de crédito robadas es la información más barata que los cibercriminales venden online. Pero también se venden datos de cuentas bancarias: por entre un 4% y un 6% del dinero que contenga la cuenta.