Los instrumentos para hacer cálculos aritméticos llevan con nosotros más de 4.000 años, desde la aparición del ábaco en la antigua Mesopotamia. Y aunque parezca que hay mucha distancia entre el ábaco y la aplicación Calculadora de nuestro smartphone, la lógica digital también funciona sin electricidad.

Una calculadora digital, como cualquier ordenador, no es más que un circuito basado en puertas lógicas y números binarios. Una serie de tubos (cables) y recuadros (puertas) que, con un poco de paciencia, puedes reproducir sobre el papel. El resultado es un laberinto similar al que viene en las últimas páginas de las revistas o en los cuadernos de pasatiempos que compramos en verano:

Advertisement

Esta es la calculadora de papel más básica que puedes dibujar. Es capaz de sumar dos números partiendo de 0 ó 1, y siguiendo los tubos del laberinto. En determinados puntos del recorrido, el circuito te pedirá que les des la vuelta a unas solapas de papel para cerrar ciertos caminos y llegar al resultado correcto.

Si te animas, puedes añadirle toda la complejidad que quieras. La del vídeo es obra del dibujante Jason Shiga, y parte de un nuevo proyecto que mezcla cómics con matemáticas. Habrá que seguirle la pista. [Numberphile]

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.