Ni relojes, ni pulseras, ni anillos, el próximo mando para interactuar con el smartphone podríamos llevarlo en nuestra propia cabeza y nadie se daría cuenta. El invento se llama Hairware, y se trata de extensiones de cabello indistinguibles de nuestro propio pelo que activan diferentes funciones con solo tocar el mechón correcto.

Los primeros pasos de Hairware los dio Katia Canepa Vega, de la Universidad Católica Pontificia de Rio de Janeiro. En 2013, esta investigadora logró crear un maquillaje con partículas que activaba un dron con solo guiñar un ojo. El sistema del maquillaje era muy espectacular, pero no muy conveniente o cómodo, así que Vega desarrolló una segunda versión, que son estas extensiones de pelo trenzadas con hebras capacitivas.

Advertisement

Las hebras están conectadas a un pequeño emisor Bluetooth escondido en un broche para el pelo. Todo el sistema se puede controlar desde una placa Arduino, y no sería complicado miniaturizarlo aún más. Al tocar la extensión, el broche envía una señal al móvil con la función que tengamos configurada.

Vega explica que el invento podría servir para enviar un mensaje preconfigurado o grabar una conversación. También es un método muy ingenioso para que una persona pueda enviar una señal de alerta con su localización en caso de emergencia o de sentirse en peligro. El gesto es tan absolutamente inocente para cualquiera que esté mirando que pasa desapercibido. Hasta podría servir para simplemente tomarse un selfie. Este vídeo explica un poco más su funcionamiento.

Hairware se ha presentado esta misma semana en la conferencia de interfaces de usuario IUI 2015 celebrada en Atlanta. Su creadora está estudiando las posibilidades de comercializar su invento, así como de crear una versión masculina para la barba. [Katia Canepa Vega e IUI 2015 vía New Scientist]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)