Esculpir pedazos de madera casi como si fueran de arcilla. Ese era el objetivo de Morten Grønning, un estudiante del Real Colegio de Arte de Londres. El prototipo resultante de esa idea es un extraño guante que convierte las puntas de nuestros dedos en pequeñas lijadoras eléctricas.

Ha sido el propio Grønning el que ha diseñado y fabricado este peculiar dispositivo a partir del motor de un cuchillo eléctrico, que es el que ofrece el movimiento exacto para lijar con comodidad.

Advertisement

En las primeras versiones, la superficie para tallar la madera eran simples lijas desechables, pero el modelo definitivo llevará piezas especialmente diseñadas en carburo de tungsteno y materiales cerámicos que permitan lijar durante largos períodos de tiempo sin necesidad de reponer lija. Grønning también trabaja en versiones capaces de moldear piedra blanda.

El guante no solo lija. También integra un sistema de respuesta háptica que permite sentir la forma del objeto y la presión en los dedos para poder trabajar con más precisión y de forma más natural. El resultado es un dispositivo capaz de crear formas orgánicas muy complejas de manera intuitiva. Aún no hay una fecha de comercialización concreta para el producto final, pero Grønning ya ha solicitado la patente y los tres escultores que lo han probado parecen apoyar la idea con mucho entusiasmo. [vía Dezeen]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)