Hasta ahora, cuando decíamos telepresencia nos venía a la cabeza un robot con una pantalla a la altura de los ojos y una pequeña cámara. Olvidad ese concepto. Es muy probable que los sistemas de telepresencia del futuro se parezcan mucho más a este fantástico robot equipado con Oculus Rift.

El robot se llama DORA, y es obra de un grupo de ingenieros provenientes del departamento de robótica de la Universidad de Pennsylvania. En realidad, el concepto de Dora (Dexterous Observational Roving Automaton) es sencillo. Dos cámaras con resolución 976 x 582 píxeles a 30 fortogramas por segundo se encargan de enviar la señal a un visor de realidad virtual Oculus Rift. Los sensores del viro se encargan a su vez de que la cabeza del robot se mueva exactamente en los mismos ángulos que la del “piloto”.

El concepto detrás de DORA pero su realización no lo es tanto. El principal problema que están tratando de solucionar sus creadores ahora mismo es el retardo de la señal entre el robot y las Oculus Rift. Según la propia Oculus VR, el retardo ideal de la señal para que no se aprecie diferencia con la realidad debe ser de menos de 20 milisegundos. Un retardo por debajo de 60 milisegundos es apreciable. El de DORA es de 70 milisegundos. Aún le queda mucho por pulir.

Advertisement

Afortunadamente, se trata de problemas técnicos que se pueden solucionar. Lo bueno de DORA es que tiene mucho margen de mejora. Sus creadores han fundado una startup para desarrollar el robot. En el futuro, el sistema podría abrir todo un abanico de posibilidades increíbles para que personas con disfunciones motoras graves puedan visitar un museo, o sencillamente dar un paseo por su ciudad mediante realidad vitual y uno de estos avatares robóticos. [DORA vía IEEE Spectrum]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)