Lo avanzamos hace unas semanas y hoy se acaba de confirmar: los reguladores brasileños han decidido quitar a Apple la exclusividad de la marca iPhone en ese país. Una compañía local, Gradiente Electronica SA,  fabricante de electrónica de consumo, registró el nombre de "iphone" en el año 2.000 y ahora podrá seguir utilizándolo sin problemas para vender su móvil, que curiosamente es un Android. Apple no ha comentado nada oficialmente, pero probablemente recurra la sentencia. 

El Instituto de Propiedad Industrial de Brasil ha dado hoy a conocer su decisión, que impide que Apple utilice en exclusividad la marca iPhone en uno de los mayores mercados de telefonía en Latinoamérica. Apple podrá continuar vendiendo iPhones, pero también Gradiente, que además tiene la opción de volver a demandar a los de Cupertino en busca de exclusividad completa. 

Advertisement

Android lidera el mercado de smartphones en Brasil, con un 57% de cuota, según Kantar. Apple apenas existe allí, con solo un 0,4% del total. Symbian es el segundo sistema operativo más utilizado en smartphones en ese país.

Es decir, Apple se queda sin acceso exclusivo a un gigantesco mercado de casi 200 millones de habitantes que aún está por decidir. 

Algo parecido le ha pasado a Apple en México, donde la compañía local iFone puede seguir comercializando sus servicios y soluciones de software sin problema. Apple solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) la suspensión definitiva de la marca iFone, pero recientemente un juzgado del Distrito Federal se lo denegó. La empresa iFone registró la marca en abril del 2003 en el IMPI, cuatro años antes del lanzamiento del iPhone.

Foto bandera de Brasil: Shutterstock