O no. Por mucho que los bebés sean encantadores, la imágen de uno de ellos en el seno materno no deja de ser un poco espeluznante. Gustos aparte, el caso es que Pioneer acaba de desarrollar un sistema efectivo para mostrar, de forma más o menos portátil, holografías en color a partir de archivos tridimensionales como los de una ecografía prenatal.

La impresora de hologramas, que es como llama Pioneer a su invento, es bastante portátil, lo que ha impulsado a la compañía a ofrecerlo como servicio para los siempre ávidos de novedades consumidores nipones.

El técnico japonés del vídeo explica el proceso, que toma los datos 3D de la ecografía. Cada imagen tarda 90 minutos en ser procesada y es visible desde un ángulo de 23 grados. Suponemos que este peculiar sistema de 'revelado' no saldrá de Japón por el momento.