Es posible que con esta réplica de Mjolnir no vayas a derrotar a Hela ni a las bestias de Jotunheim, pero está garantizado que serás la sensación en la próxima fiesta de Cosplay. Se trata de un martillo casero que vuela por el aire y regresa a las manos de su propietario.

La réplica es un obra del inventor Allen Pan, y no es otra cosa que un pequeño cuadricóptero hábilmente camuflado en una estructura con la forma del martillo del dios del trueno en las películas Marvel. Lo realmente interesante es cómo Pan ha creado un sistema de control integrado en un guante. Dos pequeños pulsadores se encargan de mover el martillo-dron adelante y atrás, y unos acelerómetros de la dirección. Todos estos datos van hasta un mando de radiocontrol convencional oculto en una pequeña mochila. Complejo, pero muy efectista. Lamentablemente, no se puede volar con él.

Se da la circunstancia de que el inventor de este martillo es también el creador de la réplica de Mjolnir que solo el “elegido” puede levantar (gracias a una placa Arduino y electroimanes) y de un escudo del Capitán América que también vuela. Pan es todo un Tony Stark del mundo del Cosplay de Marvel. [vía Sufficiently Advanced]