La noticia corría ayer como la pólvora: el DeLorean DMC-12 volverá a pisar las calles gracias a un cambio en la ley estadounidense que permite realizar réplicas de coches de más de 25 años. La realidad, siempre tan poco romántica, tiene algunas puntualizaciones que puede que acaben con los sueños de más de uno.

Para empezar, todavía no hay ningún fabricante que haya afirmado oficialmente y sin reparos que va a fabricar el De Lorean de nuevo, más allá de las supuestas intenciones. Por otra parte, la noticia surge en realidad a partir de una nueva regulación en la ley estadounidense que permite a los “Low Volume Motor Vehicle Manufacturers” (fabricantes de vehículos motorizados en bajo volumen, esto es, en bajas cantidades), reproducir réplicas.

Réplica o no réplica, la cuestión

Dicha modificación ya ha sido ampliamente criticada precisamente por ese motivo: sólo permite hacer réplicas, no realizar más DeLorean DMC-12. Es una puntualización algo quisquillosa, pero importante. Más aún si tenemos en cuenta quién es el principal contendiente llamado a resucitar el famoso coche: la DeLorean Motor Car Company (sí, se llama exactamente igual que la original, pero es otra distinta¯\_(ツ)_/¯) .

Dicha compañía compró el inventario remanente de la fabricación del original en 1997. Son las pocas piezas que quedaban desde que 15 años atrás y tras algo menos de dos en fabricación, el fabricante original tuviese que cerrar debido a problemas con los coste de producción y a que su fundador fue detenido por tráfico de drogas en 1982. La historia del DMC-12, tan fabulosa como el propio coche, puede leerse en este especial de Gizmodo en Español.

Advertisement

Advertisement

La cuestión es que las piezas llevan almacenadas desde entonces y la DeLorean Motor Car Company asegura que tiene para producir unos 300 coches más. Con todos los datos sobre la mesa ¿serían entonces los nuevos DMC-12 exactamente réplicas? Muchos piensan que no, y que las autoridades estadounidenses podrían llegar a parar el proceso. En este caso, técnicamente, no se está fabricando una réplica de un coche desde cero sino que está volviendo a ensamblarse, con las piezas del original y sin que lo haga la compañía original. No es un no definitivo, pero como suele ocurrir con este tipo de vericuetos legales, el asunto no acaba de estar del todo claro.

Los problemas que la DeLorean Motor Company tiene que resolver

La DeLorean Motor Company (la nueva, la vieja ya no existe) todavía tiene un largo, largo camino por delante antes de ponerse a vender nuevos DMC-12. Tal y como ellos explican en un comunicado oficial:

... la DeLorean Motor Company ha estado trabajando durante un tiempo en identificar una serie de proveedores de motores y otras partes que son necesarios para comenzar la producción en 2017. Existen un buen número de obstáculos que han de ser sorteados antes de que esta comience, y todavía nos encontramos en las primeras etapas de determinar la viabilidad de que el proyecto siga adelante.

Resumiendo: ni siquiera la DeLorean Motor Company tiene claro que el proyecto sea 100% viable. El principal problema parece encontrarse en las nuevas piezas, concretamente los motores. El original utilizaba un V6 de 130 caballos (el diseño original tenía uno de 170) que contaminaba a niveles absurdos. Tanto, de hecho, que esa reducción de potencia de los 170 a los 130 caballos se realizó para que el coche pudiese pasar por la legislación vigente de Estados Unidos en los años 80. Ahora, 3 décadas después, dicha legislación es todavía más estricta.

¿Cuáles son los motores que podrían sustituirlo? Nuestros compañeros de Jalopnik han hablado con James Espey, vicepresidente de la DeLorean Motor Company. Ahí, Espey aclara que están barajando 3 posibles proveedores: uno americano y dos extranjeros. Las características del motor serán las de un V6 con una potencia de unos 300-400 caballos. Según la misma fuente, parece que el fabricante doméstico sería General Motors, pero las características del motor que facilita Espey apuntan a que probablemente una compañía como Toyota o Lotus tenga más posibilidades. El nuevo DMC también tendrá ruedas más grandes, frenos más grandes y amortiguadores de un “conocido fabricante alemán”. En Jalopnik especulan que podría ser Bilstein.

Precio y detalles finales

El DeLorean original costaba unos $12.000 dólares en los años 80, y se produjeron solo unas 8000-9000 unidades, aunque en la actualidad se encuentran por unos $45.000 dólares. La mayoría de los que se ven ahora, irónicamente, tienen más probabilidad de ser una réplica que de ser un original. El precio que la nueva DMC estima si finalmente consigue producir nuevos DeLorean es de unos $100.000 dólares.

El resumen es, por tanto, que aunque hay más probabilidades que nunca de ver un DMC-12 de nuevo en las calles primero tiene que sortear todos los detalles con la ley estadounidense, la producción estaría limitada a unas 325 unidades (aunque nada impediría en principio a la DMC construir réplicas que lo sean al 100%) y no será precisamente barato. El resto, está por ver.

Imagen de cabecera: DeLorean Motor Company

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)