Muchos de los accidentes de tránsito ocurren cuando el conductor se distrae o está muy cansado para manejar. Una compañía llamada Alchemy Technology ha diseñado un sistema de seguridad, en conjunto con Acer, para ayudar a resolver este problema. Este se basa en un dispositivo EEG (electroencefalograma) que detecta la actividad cerebral del conductor y reduce la velocidad del vehículo de ser necesario. Lo he probado con un coche a control remoto y es bastante genial.

El coche de juguete es controlado tanto usando el mando de control remoto como con la mente. En realidad el cerebro actúa como una puerta entre el mando de control y el coche. Si te concentras lo suficiente se encenderán una serie de bombillas LED en el techo del coche (mientras más luces se enciendan significa que estás más concentrado) y solo entonces puedes controlar el vehículo. Si no te concentras el coche sencillamente no se moverá o se detendrá gentilmente cuando detecta que te has distraído.

Así me veo concentrado... supongo.

El término “concentración” en realidad es un poco vago y por ello, al principio, en realidad no sabía en qué pensar o en qué concentrarme para hacer funcionar el coche. Sin embargo lo mejor de todo es que para el final de la prueba ya había aprendido cómo controlar mi mente para que el coche lo interpretara como que estaba concentrado y así poder hacer que se moviera.

Sponsored

Pero al instante en el que mirara hacia otro lado o me pusiera nervioso debido a toda la gente mirándome porque tenía un aparato muy extraño en mi cabeza, el coche se detenía. Y eso es genial.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)