Cuando llega la noche, la mayoría de smartphones descansa en la mesita de noche mientras carga la batería. Eso significa que hay miles de procesadores de una considerable potencia que no están haciendo absolutamente nada. La Universidad de Viena ha tenido una idea para aprovechar esos chips: crear una aplicación de computación distribuida que ayude en proyectos de investigación médica.

La aplicación la han desarrollado junto a Samsung Austria, y se llama Power Sleep. Su funcionamiento, para el usuario, no es diferente de cualquier aplicación de alarma. Fijamos una hora para levantarnos y ya está.

Advertisement

Por debajo, sin embargo, corre una aplicación que se conecta a la Berkeley Open Infrastructure for Network Computing (BOINC), una red de 60.000 ordenadores que ceden parte de su potencia para trabajar en diferentes proyectos de investigación.

Para que Power Sleep se active, el terminal debe estar conectado a una red WiFi y a la corriente. No envía datos por 3G para no disparar el consumo, y tampoco funciona con baterías para no agotarlas. La aplicación utiliza el procesador en un proyecto llamado Similarity Matrix of Proteins (SIMAP) enfocado a descifrar cadenas de proteínas. Los avances en SIMAP sirven para luchar contra enfermedades hereditarias, el Alzheimer o el Cáncer. Power Sleep está disponible en Google Play. [Power Sleep vía Gizmag]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)