Kim Jong-un. AP

Corea del Norte ha emitido una declaración oficial en la que afirma que la CIA habría sobornado a un ciudadano norcoreano para llevar a cabo el asesinato de Kim Jong-un. Una acusación donde también indican los posibles lugares que habían planeado para llevar a cabo el complot.

La acusación se produce en medio de las crecientes tensiones sobre el programa nuclear de Corea del Norte, con Pyongyang lanzando una retórica más beligerante en su cada vez más tenso enfrentamiento con el gobierno de Trump.

Advertisement

La acusación sobre la CIA y el plan para asesinar al líder norcoreano es imposible de verificar. Los informes de los medios de comunicación sobre el régimen están estrictamente controlados por la maquinaria de propaganda del Estado y a menudo diseñados simplemente para mejorar la reputación de Kim. Mientras, la CIA ha declinado hacer comentarios por ahora.

Tampoco es la primera vez que se escucha un comunicado de este estilo. Han sido frecuentes las referencias a la presencia de una fuerza hostil encaminada a asesinar a los dirigentes norcoreanos y a amenazar la existencia misma del país, una táctica que podría apuntar a reforzar el apoyo público en el país.

Desfile militar norcoreano el pasado 15 de abril. AP

Por su parte la CIA tiene un largo historial sobre intentos de asesinato encubiertos a líderes políticos, aunque la agencia se vio obligada a recortar operaciones después de una investigación del Senado estadounidense en la década de los 70. En cuanto a la declaración lanzada hoy desde el ministerio de Corea del Norte, la misiva dice lo siguiente:

El crimen atroz, recientemente descubierto y aplastado en la RPDC [República Popular Democrática de Corea], es una especie de terrorismo no sólo contra la RPDC, sino contra la justicia y conciencia de la humanidad y un acto en contra del futuro de la misma.

El intento de asesinato mediante el uso de sustancias bioquímicas, incluyendo sustancias radiactivas y sustancias venenosas, no es el mejor método para enfrentarse a un objetivo político.

Según explican en el comunicado, Kim sería el nombre del presunto sicario, el cual es descrito como “escoria humana” y explican que recibió pagos por un total de al menos 740 mil dólares junto a equipos y materiales. Este hombre de nacionalidad norcoreana tendría contactos con Corea del Sur y un cómplice chino.

Advertisement

El comunicado no dice cómo se descubrió el complot o el destino de Kim, aunque sí especifican que serán “despiadados con los terroristas”. Lo cierto es que ha habido varios intentos de asesinato tanto a Kim Jong-un como a su difunto padre, pero la mayoría de analistas occidentales y funcionarios de inteligencia las atribuyen a parcelas caseras inspiradas por militares u otros funcionarios descontentos. [BBC]