En 2009, Spotify era lo más. Un servicio de música por streaming que te permitía escuchar canciones y canciones mientras tuvieses una conexión a internet. Pero en 2015 todo el mundo tiene su propio servicio de música por Streaming. Hasta Apple. Hacen falta extras. ¿Es Spotify Running ese extra? Más o menos.

La premisa de Spotify Running es la de ofrecer un hilo musical que no sea aleatorio o basado en la clásica lista llamada “Para correr” (probablemente la mejor solución de todas, como veremos ahora más adelante) sino en tu propio ritmo de carrera. ¿Vas más rápido? Música a tope ¿Bajas el ritmo? La música baja contigo.

De la teoría a la práctica hay algunos saltos importantes. Para empezar, el sistema no es todo lo preciso que a mí me gustaría. Corro con el teléfono colocado en un brazalete en el brazo a altura del húmero así que es probable que eso afecte en cierta medida el funcionamiento, aunque entiendo que ponerlo ahí es relativamente frecuente.

Para continuar, funciona de manera completamente distinta según el tipo de lista que utilicemos. En Spotify Running hay dos tipos de listas: Running Originals y Running Playlists. Originals es una acción conjunta de Spotify con algunos artistas como Tiësto. Es música más genérica y que acelera o decelera de manera automática según el ritmo de la carrera. Mediante un algoritmo. Precisión del contador de pasos aparte, es el modo que mejor funciona.

Advertisement

Playlists es justo lo contrario. Una serie de listas y géneros predefinidos que van cambiando con nuestro ritmo. Aquí comienza la primera pega, salvo una de esas Playlists que se llama Recommended For You y que coge canciones que estén en tu biblioteca no hay otra manera de activar Spotify Running con tus propias listas de reproducción. De la música se encarga el sistema, así que puedes encontrarte canciones que realmente te gusten o auténticos suplicios infumables que te hundirán un poquito más en la miseria mientras mueves el culo.

Así es Running Originals

El último dato es que no hay manera de hacerlo offline, ni siquiera con los Running Originals, donde tendría todo el sentido del mundo porque al fin y al cabo son archivos predefinidos. Así que a menos que dispongas tarifa plana de datos o una buena ración de ellos, el 4G se encargará de que se agoten a un ritmo superior al que deberían. Algunas personas han experimentado cortes y cuelgues utilizando Spotify mediante 4G. No ha sido mi caso.

Advertisement

¿Es todo malo? De hecho, no, más bien al contrario. Si obviamos todas esa lista de “peros” se queda la esencia: música que sea ajusta a tu ritmo. Cuando eso ocurre, cuando se produce esa particular sinergia entre tus pasos y la música, la experiencia es sencillamente brutal. Parecido a que haya un grupo de música tocando para ti mientras quemas suela.

El resultado final es agridulce. Mucho. Maravilloso y decepcionante a la vez. Cuando realmente funciona no hay experiencia similar, pero hasta que eso se consigue y teniendo en cuenta los inconveniente que trae consigo (batería y consumo de datos, sobre todo), el balance no acaba de estar tan claro. Puede que mi lista de “Para correr” sea un clásico entre los clásicos pero, por lo menos, funciona como yo quiero.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)