Chao Wang es fan de Wolverine. Hasta aquí no hay nada raro, pero Wang también es un experto en física de materiales en la Universidad de California Riverdale. Inspirado por su héroe del cómic, este investigador y su equipo han creado el material perfecto para los robots del futuro.

Se trata de un material transparente similar a la goma que tiene tres cualidades muy interesantes. La primera es que sus fibras se estiran o encogen hasta 50 veces su longitud sin romperse.

La segunda cualidad es que es un conductor iónico de la electricidad. En otras palabras, deja pasar corriente a través de un flujo de iones, y se contrae extiende de manera controlada simplemente variando esas corrientes eléctricas. Es exactamente lo mismo que hacen los músculos reales de cualquier animal en respuesta a los impulsos eléctricos del cerebro.

Advertisement

Aunque de momento no sería posible reemplazar un músculo perdido con otro hecho de este material, sí que es especialmente apto para aplicaciones como músculos artificiales, bien sea en brazos biónicos o en robots completos.

No es la primera vez que se crea un material semejante, pero aquí es donde entra la tercera cualidad. El material se cura por sí solo. Un corte de tijera, por ejemplo, desaparece en 24 horas a temperatura ambiente sin que haya que aplicar ningún producto químico o elemento que haga de catalizador para cerrar la herida.

El tejido acaba de hacer su debut en un estudio publicado por la revista Advanced Materials. Aún es muy pronto para hablar de aplicaciones concretas, pero tiene el potencial para revolucionar la robótica con mecanismos mucho más similares a organismos biológicos que los robots que conocemos. [Advanced Materials vía Science Alert]