De momento es solo un modelo matemático, pero en el futuro podría ser el comienzo de una nueva generación de robots cuyo comportamiento esté regulado por colonias de bacterias. Suena raro, pero puede tener muchas aplicaciones más allá de hacernos temer una versión surrealista del ya manido apocalipsis robot.

¿Para qué podríamos querer crear robots con cerebro de bacteria? Todo depende de para qué sirva la bacteria. Warren Ruder, de la Universidad Virginia Tech, en Estados Unidos, sueña con un futuro en el que robots guíados por colonias de bacterias puedan contribuir a mejorar las cosechas, tratar enfermedades o luchar contra vertidos de petróleo en el océano.

Advertisement

Por ahora lo que Ruder y su equipo han logrado ha sido crear un modelo matemático que simula un ecosistema de bacterias E. coli. Las ecuaciones de este modelo matemático traducen datos de los genes de las bacterias, el fluido en el que se mueven y su propio movimiento. Después transforman todo esto en pautas de movimiento entendibles por un pequeño robot con ruedas que se mueve de un lado a otro.

El objetivo a medio plazo es lograr que un sistema artificial analice mediante diferentes microscopios y sensores un pequeño ecosistema bacteriano y se mueva según el movimiento de las bacterias.

Semejante invento podría abrir la puerta a una nueva manera de programar funciones robóticas a imitación de las bacterias mediante biología sintética. El de Ruder no es el primer proyecto de crear modelos de comportamiento artificiales para robots. El proyecto OpenWorm, que trata de crear un modelo perfecto del cerebro de un gusano es de los más conocidos. [Universidad Virginia Tech vía Nature]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)