Uno de los grandes problemas de los visores de realidad virtual es cómo saber exactamente donde nos encontramos y hacia donde estamos mirando en el mundo real. Un grupo de ingenieros de la Universidad de Texas han diseñado una sencilla antena GPS capaz de localizar nuestra posición con una precisión de centímetros.

Los chips GPS que llevamos en nuestros móviles son capaces de localizarnos con una precisión de menos de un metro, pero las antenas no. En el mejor de los casos, las antenas GPS convencionales tienen un margen de error de unos dos o tres metros. Si las condiciones ambientales no son buenas. Este margen de error se dispara hasta más allá de los diez metros. Esto se debe en parte a la manera en que está programado el chip y a los ecos de señal que rebotan en los objetos y generan interferencias que se acumulan en la lecturas que ofrece la antena.

Advertisement

Un equipo de investigadores del laboratorio de ingeniería Cockrell, en la Universidad de Texas, Estados Unidos, han dado con un sistema sencillo y asequible de modificar una antena GPS convencional y reprogramarla para que tenga la misma precisión que las antenas profesionales que se usan en campos como la geografía o la agricultura.

El objetivo de una antena como esta no son los smartphones, sino los visores de realidad virtual. Equipado con esta antena modificada, el visor posiciona al usuario con un margen de error minúsculo y detecta todos los movimientos de la cabeza, hacia donde estamos mirando, o incluso si saltamos bruscamente. La antena podría revolucionar la manera en la que un visor es capaz de saber nuestra posición en el mundo real para impedir, por ejemplo, que tropecemos con objetos. También sería de gran utilidad como sistema de guía para drones. [Universidad de Texas vía GPS World y Motherboard]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)