Pronto, los robots tendrán la habilidad de perseguir un blanco móvil como si fueran una especie de depredador tecnológico ¿Suena bien verdad? Pues los investigadores del departamento de neuroinformática de la Universidad de Zurich que han creado el sistema aseguran que nos será muy útil.

El sistema tiene su complejidad. Cazar es una habilidad que hasta ahora no estaba al alcance de los robots porque requiere de varias funciones simultáneas que sencillamente no se habían desarrollado. Una de esas funciones es seguir con la vista al blanco sin apartarnos de él ni una décima de segundo. Procesar las imágenes una por una es demasiado lento, así que el equipo de Zurich ha desarrollado lo que ellos llaman una retina de silicio. Se trata de un sensor inspirado en los ojos de los depredadores naturales que capta las diferencias de píxeles en tiempo real. Este ojo artificial forma parte, de hecho, del proyecto Visualise de la Unión Europea.

Advertisement

Advertisement

Las imágenes son procesadas por una red neural que aprende de sus errores e identifica la presa con cada vez mayor seguridad y rapidez. Toda esta plataforma no se traduce, afortunadamente, en un leopardo robot despedazando algún inocente androide, sino en un pequeño vehículo con ruedas capaz de atrapar otro más pequeño.

Tobi Delbruck, uno de los ingenieros responsables del proyecto quita hierro a la alusión a un depredador del sistema matizando que es como si un robot padre cuidara celosamente de su hijo. En el futuro la plataforma de seguimiento será de gran utilidad en robots de todo tipo. Imaginemos, por ejemplo, una maleta con ruedas capaz de seguirnos por el aeropuerto con una precisión tal que nunca nos pierda de vista. [Arxiv vía Engadget]