No, no es una patata frita ni un calabacín. Es una medusa. Foto: Thorborg Petersen

Las medusas llevan miles de años aderezando ensaladas y sopas en la gastronomía oriental, pero su textura no las hace muy populares en occidente. Un equipo de investigadores daneses puede cambiar eso con una nueva técnica que convierte las medusas en un snack crujiente.

De gelatina flotante a un chip seco y crujiente de sabor suave que sus creadores aseguran que tiene un gran potencial para la industria de los aperitivos. La técnica creada por los investigadores perfecciona un antiguo método chino para desecar medusas que consiste en sumergir estas criaturas marinas en una salmuera de sal de mesa y alumbre. Para degustarlas, se desalan y se hierven o se sirven en finas tiras para dar sabor a platos fríos.

Cruda, seca o en salmuera. Tres maneras de presentar la medusa en la gastronomía japonesa. Foto: Thorborg Petersen

El problema de este procedimiento es que requiere de 20 a 40 días y no seca completamente la medusa. En lugar de usar salmuera, los investigadores Jonathan Brewer, Lars Duelund y Per Lyngs Hansen han sumergido las medusas en alcohol. En cuestión de días el alcohol sustituye completamente el agua de la medusa. Al sacarla, el alcohol se evapora y la medusa queda convertida en un chip crujiente de proteína que podemos aderezar como queramos.

Aparte de por su posible valor gastronómico, el nuevo procedimiento tiene otra ventaja: ayudará a limpiar los océanos. Las medusas empleadas en estas pruebas gastronómicas son Aurelia aurita, una especie invasiva que causa no pocos problemas en los ecosistemas del Mar Báltico cuando se reproduce sin control. El calentamiento de los océanos está haciendo que las poblaciones de medusas se multipliquen en exceso, convertirlas en un aperitivo para consumo humano es una buena manera de eliminar la superpoblación. ¿Estás dispuesto a comerte una bolsa de medusas sabor barbacoa? [SDU vía Science Direct]

Advertisement