La pregunta es retórica, pero adquiere una complejidad completamente nueva cuando de lo que se trata es de cambiar la bombilla del proyector de un cine IMAX. Al fin y al cabo, no todas las bombillas emiten una luz tan potente que la veríamos desde la Tierra si la encendiéramos en la Luna.

La bombilla de Xenon es el elemento principal de un proyector GT de 70mm. El proceso requiere en todo momento de dos proyeccionistas profesionales que deben llevar caretas protectoras por si la bombilla explota. Puede ocurrir. Al fin y al cabo, durante una proyección, la temperatura de las bombillas supera los 700 grados Celsius. Para evitar que se caliente más de la cuenta, el proyector incorpora su propio sistema de refrigeración líquida que bombea 13 litros de agua cada sesenta segundos.

Cada bombilla de este proyector cuesta alrededor de 5.600 dólares y tiene una potencia de 15.000 vatios. Su vida media es de solo 1.200 horas de proyección. [vía Popular Science]

Advertisement