Los republicanos del congreso de Estados Unidos acaban de hacer público su proyecto de reemplazo para el Affordable Care Act de Obama. El congresista Jason Chaffetz defendió el plan diciendo que los ciudadanos podrán permitirse los planes premium si “invierten en salud en vez de comprarse el último iPhone”.

Si el borrador se convierte en ley, muchas personas dejarán de percibir los generosos subsidios que les ayudan a contratar un seguro médico. Es cierto que también podremos ahorrar más a la hora de crear una cuenta de ahorro de salud (Health Savings Account o HSA). Eso está bien, pero no sustituye a un seguro médico. Estas son las palabras exactas de Chaffetz al respecto:

El pueblo americano tiene opciones entre las que debe elegir. En lugar de hacerse con ese nuevo iPhone que les gusta tanto y en el que se van a gastar cientos de dólares, quizá deberían invertir en su propio plan de salud.

Pasemos por alto el hecho de que los smartphones son especialmente importantes para las personas con menos ingresos porque les permite encontrar empleo y resolver tareas esenciales con más facilidad. Digamos que el problema es que todos nos compramos tantos iPhones relucientes que realmente podríamos prescindir de algunos para invertir en un seguro médico. Estos son los que necesitas dejar de comprar:

  • Empleado con seguro médico en su empresa: El coste para una familia media es de 25 iPhones. El empleador es el que paga la mayor parte de este plan, así que la familia solo necesita gastarse el equivalente a 7 iPhones.
  • Planes de alta deducción: La media deducible para la mayor parte de los empleados es de 2 iPhones. Si eres un pequeño empresario es muy probable que tengas que pagar más iPhones.
  • Empleados suscritos a un plan Obamacare: El coste es mucho menor. Si, por ejemplo, eres un hombre de 40 años no fumador que gana 30.000 dólares al año el coste varía de un estado a otro, pero oscila entre los 3 y los 12 iPhones al año.

¿Qué pasa si decides no contratar seguro médico? Desde luego, podrás comprarte unos cuantos iPhones más al año. Además, el nuevo proyecto elimina la penalización fiscal por no estar asegurado. Así que puedes optar por “tomar una decisión consecuente”, como dijo el propio Chaffetz cuando se le dio la oportunidad de matizar el comentario del iPhone. Quizá entonces puedas elegir entre algunas de las siguientes opciones:

  • Luxación de rodilla: Si vives en Nueva York y necesitas pasar por cirugía para arreglarte una rodilla como me pasó a mi hace unos años, el libro azul de la salud especifica que la factura justa es de 24 iPhones.
  • Tener un bebé: Puede que no tengas la opción de elegir gracias a la retirada del apoyo económico a la planificación familiar que proyecta el nuevo borrador. Sea como sea, traer un hijo al mundo te costará 12 iPhones de media. Por supuesto, esto varía mucho según donde vivas. Los hospitales de San Francisco cobran 38 iPhones. ¡Ah! y eso no incluye los cuidados prenatales, la epidural, ni ninguna posible complicación que pueda surgir durante el parto.
  • Tener cáncer: Si en vez de un bebé “optas” por tener cáncer, la quimioterapia te va a salir por unos cuantos iPhones. Calcula entre 113 y 218 iPhones en un caso normal de quimioterapia para tratar un cáncer de mama. Quedan excluidos otros tratamientos que puedas necesitar. Si el número de iPhones no te dice mucho, puedes visualizarlo como una torrecita de iPhones (sin la caja) de entre 76 y 150 cm de alto.

Solo por aclarar, Chaffetz mencionó el último iPhone, así que hemos hecho los cálculos sobre la base de un iPhone 7 de 128GB que cuesta 749 dólares. Si decides hacerte con un modelo con menos memoria tendrás que renunciar a más iPhones para poder permitirte un seguro médico decente.